Menu

Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa


II Congreso 16 de Noviembre en Fide


Antonio Vázquez Guillén





REFLEXIONES DE UNA VIDA – Entrevista de Antonio Vázquez Guillén con Alfredo Urdaci

Retrato realizado por Javier Montesol
Retrato realizado por Javier Montesol
Nos vemos en su despacho. En la entrada hay un cuadro de tonos fríos. Un hombre vestido de ejecutivo comparte un iceberg con una asamblea de pingüinos.

Uno lo ve y ya se coloca la primera sonrisa. Antonio sonríe mucho. Sonríe con todo el rostro, no solo con la boca. También sonríe con los ojos, sobre todo con los ojos.

Es cordial, a pesar de que son estos tiempos revueltos, fríos e inestables.

En la conversación uno irá descubriendo que el optimismo razonado que anima la vida de Vázquez Guillén reside en las virtudes que según Cicerón debe tener el hombre como ciudadano: la voluntad propia de servir al bien común, el valor y la prudencia. Unas horas después me iré pensando que ha sido el diálogo con un clásico, un hombre culto, es decir un hombre que mira el hoy con perspectiva histórica. Capaz de pisar el hielo del presente sin sentir su dentellada fría.

En el origen está un entorno, un lugar, una familia, con su circunstancia, con su historia…
 

Descargar el texto de la entrevista en formato pdf

entrevista_antonio_vazquez_guillen.pdf Entrevista Antonio Vázquez Guillén.pdf  (1.57 Mb)


Nota Biográfica

Antonio es abogado, es gallego, y es optimista. Son los tres rasgos de una personalidad que nació en diciembre de 1941 en CEE (La Coruña), cuando la posguerra era una herida abierta en canal. Es el mayor de ocho hermanos, hijos de un abogado al que la tragedia de España truncó su carrera en Madrid, y le envió a un exilio interior en Carballo, donde ejerció su profesión con brillo y liderazgo. La juventud de Antonio son los jesuitas de Vigo, los veranos en Europa, el instituto de Coruña y la Universidad de Santiago, donde despierta a la vocación de lo público. Fue elegido delegado de Facultad y se iniciará en el teatro, que suele ser la primera estación de los llamados a la política o a las profesiones en las que hay que llegar a acuerdos, abrir espacios de libertad, concertar con gentes de origen e intereses diversos.
 
Llegó a Madrid en 1965, y se casó con María Cruz Fernández de la Riva. Pronto abrió despacho propio y ejerció ante el Tribunal de Orden Público en tiempos de represión. Recuerda con precisión los casos de defensa de quienes intentaban ejercer libertades cercenadas, libertades políticas, de creación o de reunión. Tuvo una importante participación como defensor de Juan Vilá Reyes en el caso Matesa, junto a José María Gil Robles y su hermano Argimiro Vázquez Guillén.
 
Fueron años en los que la libertad se abría un camino difícil a través de los medios de comunicación. En 1974, Antonio Vázquez Guillén funda "Ciudadano", la primera revista dedicada en España a la defensa de los derechos de los consumidores, campo novedoso de una ciudadanía que apenas existía en el ordenamiento legal. Un año después nació Posible, dedicada a la información política, aventura en la que fue Presidente y en la que compartió esfuerzos con Alfonso Palomares y Heriberto Quesada. De aquellos años son también sus comparecencias en el programa televisivo La Clave de José Luis Balbín, para debatir sobre corrupción o sobre la participación de los jóvenes en la política.
 
La Transición estaba en marcha, y el paso a la actividad política fue una etapa coherente con su biografía. Lo hizo de la mano de Fernández Ordóñez. En junio de 1977 entró a formar parte del primer Congreso de la democracia, de aquella legislatura conocida como “La Constituyente”, en la que fue miembro de la Comisión Constitucional del Congreso.
En 1978 Pío Cabanillas le nombra Director General de la Juventud. Un año después sería elegido de nuevo diputado por la Coruña y participó en la redacción de la Ley del Divorcio, aprobada en 1980. En 1981 fue elegido Director General de Relaciones con las Cortes, en un tiempo en el que cada paso del legislativo exigía una intensa negociación.
 
Como diputado de aquel Congreso fue testigo del intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981. Un año después, en el otoño de 1982, cumplida una etapa en la política,  vuelve a la actividad profesional como abogado.
 
Desde su salida de la política se ha centrado íntegramente en su actividad de abogado, interviniendo en asuntos de gran impacto en la opinión pública, como el caso Filesa o Gürtel. O en temas que han tenido una relevancia especial en el desarrollo del deporte, como la creación y expansión de Dorna, la defensa del Club Obradoiro de Baloncesto de Santiago de Compostela o el apoyo incondicional al gran amigo de la familia, Arsenio Iglesias, en su aventura futbolística en Madrid.
 
Durante su última etapa, ha estado asesorando a bancos y empresas, fundamentalmente en el ámbito mercantil y concursal, de forma muy intensa.
 
Hoy sigue ejerciendo como abogado ante Tribunales y Juzgados, disfruta de una amplia familia, con 5 hijos (Antonio, Juan, Alejandro, Cruci e Iria) y 18 nietos. Como toda vida, tiene heridas. La más dolorosa, la muerte de su esposa María Cruz, que falleció en 2008.
 
Sigue siendo abogado, sigue siendo gallego, sigue siendo optimista, y sigue creyendo en la libertad, y en la capacidad del hombre para encontrar el camino del bien común.




L M M J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  








Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss



¿Quieres recibir nuestras comunicaciones?