Menu

Blog de la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





IV. Desjudicialización y metodos extrajudiciales: Arbitraje


Viernes, 1 de Abril 2016

Vivimos tiempos en que la justicia no es precisamente la institución más valorada por los españoles. Seguramente los políticos son peor valorados. O los banqueros. Como en tiempos finales de Juan Carlos, la monarquía. Casi todas esas instituciones ha sufrido alguna convulsión en los últimos años: los políticos ya no son lo que eran con la irrupción de partidos políticos nuevos que han transformado la manera de hacer política, como Podemos o Ciudadanos. Los banqueros también han sufrido lo suyo y el panorama financiero no tiene mucho que ver con el que había al principio de la crisis. En todo caso, ya nadie se atreve a decir públicamente que es banquero. La monarquía también ha cambiado: no sólo ha cambiado de titular(y eso ya es mucho), también la formas parece que han cambiado mucho.

Por Gonzalo Jiménez Blanco, abogado del Estado en Excedencia, Head of Spain de Ashurst y árbitro de diferentes cortes arbitrales www.gonzalojimenezblanco.com



¿Y la justicia? La justicia no ha cambiado nada. Sigue regida por un Consejo General del Poder Judicial politizado. Y los tribunales siguen atascados, con viejos procedimientos que mantienen con ajustes cosméticos procedimientos antediluvianos. ¿Cual es resultado?: que la justicia es lenta y aparte que hay muchísimo atasco judicial.
 
¿Cuál es la solución? Desde luego poner más medios a la justicia. Pero no es suficiente: lo que hay que hacer también es desarrollar una justicia alternativa, es decir, que se encuentre una alternativa razonable a la justicia, sin colapsar a esos juzgados y tribunales algo decimonónicos. Pero ya está inventada: el arbitraje.
 
Que las empresas acudan al arbitraje para resolver controversias. Y no sólo sus controversias internacionales. También las disputas domésticas por encima de una determinada cuantía, por ejemplo, 600.000 €.
 
En el arbitraje, las partes pueden elegir a los árbitros en función de su especialidad y en consecuencia conformar el tribunal arbitral que debe resolver el caso en concreto y éstos deben hacerlo en un plazo máximo que no suele pasar de año y medio desde el comienzo del arbitraje.

Esos dos elementos (especialidad y plazo máximo) son dos elementos que pueden hacer la diferencia para que el arbitraje sea verdaderamente el medio preferido para las disputas entre partes empresariales. Si a eso añadimos que contamos ya con un cuerpo de árbitros de toda fiabilidad, debemos dar por superadas definitivamente las dudas que ofrecía el arbitraje para sustituir a la vía judicial como mecanismo de resolución de disputas empresariales
 
Y además habremos contribuido a desatascar los tribunales y dejado a los mismos para resolver las disputas entre particulares. Que para eso sí deben estar.
 



Nuevo comentario:


Luis Javier Sánchez
Luis Javier Sánchez
Ardiel Martinez
Luisja Sánchez es periodista juridico e impulsor de varias publicaciones digitales. Le encontrarás en los principales eventos del sector, cercano a las fuentes informativas. En los últimos diez años ha dejado su sello en publicaciones como IURIS del grupo Wolters Kluwer o Escritura Pública del Consejo General del Notariado. También fue promotor de publicaciones como Puromarketing o Diariojuridico.com y responsable de contenidos en los últimos tres años de Lawyerpress. Ahora colabora en Law&Trends, Canal CIMA, publicación especializada en arbitraje y en Fundación FIDE. Es miembro fundador de ACIJUR y EMPLEO SENIOR.ORG . Y socio personal de FORETICA, entidad dedicada a la RSC. Puedes contactar con él y sugerirle ideas para PINTAR la justicia en luisjaviersf@gmail.com

Sígueme en las redes