Menu
Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





"Ciencia y Religión", Francisco José Ayala participó el pasado 13 de octubre en una de las sesiones de Diálogos con la Ciencia


Para Ayala, ciencia y religión son compatibles, como lo son la teoría de la evolución y la fe. Para él son dos ventanas que abordan cuestiones distintas desde ópticas diferentes.



Francisco José Ayala visitó España en el mes de octubre. La Fundación Garrigues y la Fundación Fide, organizamos una sesión en la que tuvimos la ocasión de conocer su visión sobre la relación entre la ciencia y la religión en el siglo XXI. Presentó la sesión: Antonio Garrigues Walker, Presidente de la Fundación Garrigues y moderó la sesión: Pedro García Barreno, Doctor en Medicina. Catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid

Para Ayala, ciencia y religión son compatibles, como lo son la teoría de la evolución y la fe. Para él son dos ventanas que abordan cuestiones distintas desde ópticas diferentes. Comentó que, sin embargo, la visión predominante en Estados Unidos es la de la incompatibilidad de estos dos ámbitos. Para ilustrar su punto de vista personal presentó algunos ejemplos. Así, afirmó que la propia Biblia muestra algunas incongruencias en cuanto a la creación del mundo y del hombre y la mujer (Génesis: Capítulo 1 vs. Capítulo 2). Más adelante, San Agustín afirmó que no se pueden resolver las cuestiones científicas mediante la Biblia, y que en caso de oposición entre la ciencia y la Biblia en materia científica, resolver la contradicción mediante la interpretación de la Biblia no sería lo correcto. Ya en el siglo XX, algunos pronunciamientos de los papás Pío XII y Juan Pablo II mostraron la aceptación de la teoría de la evolución. Y por su parte, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos ha afirmado que la ciencia y la religión responden a preguntas diferentes sobre el mundo. Mencionó que en Estados Unidos se han desarrollado algunas explicaciones alternativas sobre el origen del mundo, como el denominado “creacionismo” o el inteligent design, que niega en mayor o menor medida la validez e importancia de las explicaciones evolutivas sobre el origen de las estructuras biológicas, para concluir que es necesaria su creación por intervención directa de un ser inteligente, sin que este último se identifique expresamente con un dios.

Ayala sostiene que el inteligent design o diseño inteligente no es ciencia, y considera que, además, es contrario a la religión, porque no es capaz de explicar la existencia de organismos imperfectos o incompletos (y no inteligentes, por tanto), ni tampoco la crueldad, el sadismo o los abortos naturales.

Tras la intervención inicial se abrió un debate entre los asistentes, en el que se abordaron las siguientes cuestiones:
 
  • Al hilo de ejemplos como Copérnico y Darwin, se puso de manifiesto que la relación entre ciencia y religión ha sido históricamente difícil. También se enfatizó que la ciencia y la religión no pueden considerarse dos relatos en pie de igualdad cuando realizan afirmaciones sobre el mundo físico, puesto que esos relatos son incompatibles (la resurrección, los milagros). A este respecto, Ayala aclaró que su visión no se proyecta en un plano de igualdad, sino de compatibilidad de los relatos, y afirmó que la incompatibilidad que se defiende desde posturas religiosas o creacionistas en realidad es destructiva de la religión.
  • Se hizo referencia a la afirmación de Stephen Hawking relativa a la indemostrable inexistencia de dios. En este sentido, también se propuso dar la vuelta al planteamiento y demostrar la existencia de dios. El ponente citó a Richard Dawkins, según el cual hay un 98% de probabilidades de que dios no exista.
  • Se preguntó al ponente sobre su visión de algunas cuestiones enmarcadas en el “post-humanismo”, como la inteligencia artificial y la inmortalidad biológica. Aquel comentó que es un hecho que ya existen robots que hacen algunas cosas mejor que los humanos, pero que eso no significa que sean seres superiores. Sobre la inmortalidad biológica, mantuvo que los componentes de nuestro ADN se han conservado durante miles de años. Y en relación con la clonación, afirmó que se pueden clonar genes, órganos, pero no se pueden clonar personas, que son órganos y genes más las experiencias personales de cada uno.
  • Finalmente, se planteó la posibilidad de que la especie humana se diversifique de nuevo, a lo que el ponente respondió que es muy poco probable porque en la vida moderna no vivimos aislados genéticamente en grupos. 
 
Francisco José Ayala, Profesor de Ciencias Biológicas en la Universidad de California, Irvine. Miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, de la Academia Americana de Artes y Ciencias y de la American Philosophical Society. Miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid.




L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss