Menu

"Comentarios a la Ley de Tratados y otros acuerdos internacionales”


El pasado 19 de abril, presentamos en Fide este libro colectivo del que son directores son los profesores Paz Andrés Sáenz de Santa María, Javier Díez-Hochleitner y José Martín y Pérez de Nanclares.



Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Cristina Jiménez-Savurido, Presidente de Fide, y a continuación intervinieron Paz Andrés Sáenz de Santa María, Catedrática de Derecho Internacional Público y Relaciones  Internacionales, Universidad de Oviedo; José Martín y Pérez de Nanclares, Jefe de la Asesoría Jurídica Internacional, Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España; Javier Diez-Hochleitner, Catedrático de Derecho Internacional Público, Universidad Autónoma de Madrid - Of Counsel, Baker & McKenzie; y José Manuel García-Margallo y Marfil, Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España.
 
Tras las intervenciones iniciales se abrió un animado debate sobre la el derecho de los tratados y otros acuerdos internacionales con todos los asistentes.
 
A continuación trascribimos las palabras con las que la profesora Paz Andrés Sáenz de Santa María abrió el acto de presentación del libro:
 
“Agradezco a FIDE la oportunidad que nos ha brindado para presentar esta obra colectiva, programando este acto entre los muchos y muy interesantes que ofrece a los operadores jurídicos y económicos.

Estamos ante unos comentarios a una de las leyes promulgadas en la legislatura anterior por impulso del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Decía Jean Étienne- Marie Portalis en su Discurso preliminar al primer proyecto de Código Civil francés, el de 1804, aún vigente, que "No deben promulgarse leyes inútiles, pues debilitan las necesarias y comprometen la certeza y majestad  de la legislación".

¿Es la Ley 25/2014, de 27 de noviembre, de Tratados y otros Acuerdos Internacionales, una ley inútil? ¿Debilita la autoridad de las necesarias? ¿Compromete su existencia la grandeza de la función legislativa? No. Durante años, la doctrina académica, los jurisconsultos, la echamos en falta.  Y  hasta el mismo Tribunal Constitucional  la reclamó. Hoy, por fin, está vigente y le deseamos larga vida, aunque no alcance la del Código napoleónico, pero al menos que tenga la del Decreto de 24 de marzo de 1972 sobre ordenación de la actividad de la Administración del Estado en materia de tratados, al que la Ley deroga, si bien en su Preámbulo le reconoce los servicios prestados.


¿Por qué comentar esta Ley? Decía Portalis que "La interpretación doctrinal consiste en captar el verdadero sentido de las leyes, aplicarlas inteligentemente y suplirlas en los casos no regulados por ellas”; decía también que "Si en algún ámbito puede perdonarse la intemperancia de comentar, de discutir y de escribir, es, sobre todo, en la doctrina".  Añadía no obstante que aunque hay tiempos condenados a la ignorancia por falta de libros, también hay otros en los que resulta difícil instruirse porque abundan demasiado. Como éste no era el caso, aceptamos gustosos la propuesta que nos hizo Thomson Reuters Aranzadi a través de Ricardo Alonso García, miembro del Consejo Editorial y Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Y lo hicimos llevados precisamente por esa necesidad de extraer consecuencias a una ley que abunda en principios, en taxonomías y en voluntad ordenadora y guiados por la necesidad de interpretarla, de aclarar las categorías que introduce, de fijar su filiación a la luz del derecho internacional y del derecho interno.

Tal como señalamos en el Prólogo, optamos por unos comentarios artículo por artículo con el fin de proporcionar los análisis más profundos y detallados posibles de cada disposición y para ello recurrimos a especialistas en el derecho de los tratados. No están todos los que son porque no a todos les fue posible acomodarse a los inevitablemente rígidos plazos de publicación, pero desde luego son todos los que están. Quiero dar las gracias al conjunto de los autores y también a Íñigo Moscoso del Prado y a Natalia San Martín, editor jefe y editora de Thomson.

En esta obra, nosotros juzgamos, comentamos la Ley; juzguen ahora ustedes nuestros Comentarios, valoren el libro. Confiamos en que con él hayamos sabido contribuir a la función que debe cumplir la doctrina”
 
Paz Andrés Sáenz de Santa María, Co-directora de la obra,
Catedrática de Derecho internacional público de la Universidad de Oviedo
 
Fide agradece una vez más a todos la participación en este acto.




L M M J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss