Menu
Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





Contratos Colaborativos


Los contratos colaborativos (*) aportan otra manera de plasmar los acuerdos, de forma que se mantengan alineados con la visión, misión y valores fundamentales de la empresa, sin sacrificar el poder o la seguridad en la negociación y en la relación contractual final.



Las empresas quieren que sus contratos ofrezcan seguridad, previsibilidad y beneficios óptimos. Los abogados están capacitados para ver la negociación como un proceso competitivo y contradictorio. Su trabajo es "ganar" las mejores condiciones posibles para su cliente y entienden su papel como representante del cliente "en contra" de la otra parte.
 
Las prácticas tradicionales suelen enfrentar a las partes contratantes, generando en muchas ocasiones desde el inicio de la relación desconfianza, al centrarse en tratar de dejar previstos todos los supuestos de incumplimiento contractual y buscar la solución óptima para cada parte.
 
Una vez firmado, el contrato se convierte en "letra muerta". Escapa a la voluntad de las partes. El documento se queda en un cajón y las partes avanzan haciendo lo que tiene sentido en cada momento, hasta que surge un problema.
 
En ese momento se consulta al contrato y el duelo sobre los términos de su interpretación comienza. La resolución convencional de conflictos tiene un enfoque retroactivo, culpando y asignando pérdidas. La conversación típica se centra en la interpretación del lenguaje contractual en lugar de resolver el problema de las partes. El proceso convencional es lento, costoso y destructivo.
 
Al final será un tercero, Administración, juez o árbitro quien dará la solución, que de forma mayoritaria no satisface los verdaderos intereses de las partes y suele suponer la ruptura de la relación.
 
Las empresas necesitan en estos momentos en los que impera la economía colaborativa, otra  manera de plasmar sus acuerdos, a través de los contratos colaborativos, de forma que se mantengan alineados con su visión, misión y valores fundamentales, sin sacrificar el poder o la seguridad en la negociación y en la relación contractual final.
 
Las partes pueden usar el contrato para apoyar y sostener su compromiso con lo que realmente importa y para propiciar una nueva gestión positiva para responder a los cambios, los conflictos y las crisis. En lugar de tratar de predecir y controlar el futuro, los negociadores colaborativos utilizan el proceso de negociación y contratación para establecer un sistema diseñado para ayudar a las partes a sentir, siendo conscientes de las emociones, y gestionando de forma eficiente esas emociones para responder adecuadamente a las tensiones que surgen y al cambio inesperado. De esta forma las partes pueden conservar el poder de buscar soluciones autocompositivas y dotarse de estructuras efectivas para la resolución de problemas, de forma co-creativos ante la crisis. 
 
Linda Alvarez lo llama "Descubrir el Acuerdo", porque mi cliente no negocia por ventajas y concesiones. En su lugar, explora si están de acuerdo con la otra parte y cómo pueden diseñar una relación de trabajo que traerá mayores beneficios que cualquiera de los dos podría lograr solo o con un socio diferente.
 
Las partes ponen sus Visiones, (el gran porqué) su Misión compartida, (cómo y para qué) y sus Valores, (principios) Restricciones e Imperativos fundamentales por escrito, creando un "Relato" que sirve como piedra de toque durante las negociaciones... La conversación y el relato resultante proporcionan la base para una relación de trabajo consciente, intencional y productiva.
 
Además las partes deciden sobre  la forma en que van a llevar a cabo conversaciones, en el previsible caso de cambios inesperados, conflictos y crisis en el futuro. En esencia, determinan cómo van a involucrarse conscientemente en la crisis y el desacuerdo. Establecen su propio sistema para manejar el conflicto. Un componente clave es el compromiso expreso de las partes de que, si se encuentran en desacuerdo, dialogarán de acuerdo con la estructura ya descrita y se concentrarán en volver a alinearse con su esfuerzo compartido La Visión, Misión, Valores, Restricciones e Imperativos expresados ​​en el relato. Con el relato como piedra de toque, equivalente a las manifestaciones contractuales, en las que se profundiza en los porqués y cómo y para qué del acuerdo, la negociación cambia de ser un proceso adversarial competitivo a una conversación en la cual las partes calibran su alineación y establecen el marco para mantener la integridad.
 
El contrato proporciona un marco para su conversación, sobre lo que realmente importa, así como un marco estructural para evocar en las partes un proceso co-creativo, buscando e indagando la solución conjunta.
 
Cuando la relación importa, este nuevo enfoque es clave para ayudar a mantenerla a futuro.
 
En Euskadi, aprovechando el cambio legal producido a raíz de la ley del Parlamento Vasco, 5/2015 de 25 de junio, que posibilita realizar pactos sucesorios en vida, con una fiscalidad alineada con esa finalidad, estamos empezando a desarrollar este tipo de contratos en el ámbito de los pactos sucesorios, aunque lógicamente es de aplicación en muchos otros ámbitos en los que el mantenimiento de la relación sea importante.
 
María José Anitua, Presidente de la Asociación de Derecho Colaborativo de Euskadi
 

(*) Basado en “Conscious Contrats.com “, Kim Wright





L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss