Menu

El tiempo lo dirá

Reflexiones Sociedad Civil. Madrid, 11/4/2020.-


Tenemos asumido que, tras la pandemia, nada será igual, que ya no seremos los mismos, ni nos podremos volver a relacionar como lo hacíamos antes. Pero “antes” era hace tan solo unas semanas y “después” es un concepto incierto.



La percepción del paso del tiempo es relativa. Hay épocas de nuestra vida, normalmente las más intensas, en las que los días pasan sin que apenas nos demos cuenta, sin que tengamos tiempo de asimilar y de valorar en su justa medida todo lo que nos ha pasado. En otras etapas, los días, incluso las horas, los minutos y los segundos transcurren lentamente. Tenemos tiempo de reflexionar pero no encontramos muchos motivos para hacerlo.
 
Durante el confinamiento que estamos viviendo provocado por el COVID19, la percepción del paso del tiempo depende mucho de cómo nos esté afectando. Los que estén padeciendo la terrible enfermedad o vean cómo sus familiares o personas cercanas la padecen, tendrán una imagen distorsionada del tiempo transcurrido desde que empezamos a tener noticias de la pandemia.
 
Los que tengan la suerte de no verse directamente afectados, tratarán de llenar sus vidas de rutinas. Intentarán que sus días en casa se parezcan lo máximo posible a los que estamos habituados a vivir. Al tiempo dedicado a estar informados y a teletrabajar, se han añadido actividades de docencia escolar, culturales, domésticas, prácticas deportivas o culinarias. De esta forma, se busca que el tiempo pase más rápido y que pronto esta situación no sea más que un recuerdo.
 
A diario se escriben brillantes artículos científicos, de análisis político, económico o jurídico que, cada uno en su ámbito, nos ilustran sobre los motivos de esta crisis y las consecuencias que se derivarán de ella. También es habitual recibir información de visionarios que nos avisaban de que algo así nos iba a suceder. Incluso nos sorprende comprobar cómo filósofos, poetas y escritores del pasado nos daban consejos o enseñanzas que resultan hoy de plena actualidad.
 
Para asimilar todo lo que está pasando, necesitamos tiempo. Tiempo en el que reflexionar sobre lo vulnerables que somos; sobre lo que de verdad es imprescindible en la sociedad y en nuestras vidas; sobre cómo afrontar el sufrimiento propio y ajeno; y sobre cómo aportar algo para ayudar a sobrellevarlo. Necesitamos entender lo que ha ocurrido y prepararnos para lo que está por venir.
 
Tenemos asumido que, tras la pandemia, nada será igual, que ya no seremos los mismos, ni nos podremos volver a relacionar como lo hacíamos antes. Pero “antes” era hace tan solo unas semanas y “después” es un concepto incierto.
 
Cada día que pasa, es uno más, o uno menos. Depende de cómo nos planteemos este periodo de confinamiento, de cómo lo vivamos. Puede que este paréntesis en nuestras vidas cotidianas tenga más importancia de la que se suele dar a la información que incluimos en nuestros escritos entre paréntesis. Puede que merezca un mayor protagonismo y que sea el comienzo de un nuevo capítulo del nuevo tiempo que nos ha tocado vivir. Puede… solo el tiempo lo dirá.
 

 
Madrid, 11/4/2020.-

Guillermina Yanguas Montero

Magistrada.
Doctora en Derecho.
Miembro del Consejo Académico de Fide.

Nota



En la misma Sección
< >

Martes, 25 de Agosto 2020 - 16:25 Despedida
















Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss