Menu

Entre las dificultades se esconde la oportunidad




Un trabajador rocía desinfectante en una mujer durante la orden de control de movimiento debido al brote de la enfermedad del coronavirus Reuters
Un trabajador rocía desinfectante en una mujer durante la orden de control de movimiento debido al brote de la enfermedad del coronavirus Reuters
Podría comentar los tremendos daños que el Coronavirus está causando a la humanidad. Sin embargo, si aceptamos como punto de partida de esta aportación, la famosa cita de Albert Einstein “Entre las dificultades se esconde la oportunidad”, prefiero centrar estas líneas en aquellos aprendizajes que extraeremos de esta pandemia y, ¿por qué no?, empezar a pensar en las oportunidades que todo ello puede traer.
 
  • Regulación de alimentos e higiene. Si otras epidemias, como la peste negra, la peste bubónica, la malaria, el cólera, el tifus o la lepra contribuyeron al desarrollo de la prevención sanitaria (pensemos en las Juntas de Sanidad italianas del Medievo o la Suprema Junta de Sanidad creada por Felipe V), cabe preguntarse qué medidas van a tomarse en materia de prevención sanitaria. ¿Se llegará a un consenso o un acuerdo internacional en materia de consumo de alimentos? ¿O en materia de higiene? Podrían surgir voces –si es que no han surgido ya- demandando medidas para evitar la propagación de enfermedades, debidas al consumo de determinados alimentos, o a la falta de higiene en ciertos rincones de nuestro planeta.
 
  • Conciliación del trabajo y vida familiar. Muchos se habrán dado cuenta de que es posible teletrabajar y pasar más tiempo con sus familias. Otros pensarán que pasar demasiado tiempo con ellos resulta intenso y rechazarán la idea. Sea como fuere, el teletrabajo puede acabar siendo aceptado por bastantes empresas y con ello impactar el binomio trabajo/vida personal y familiar. Si la pandemia está llevando a muchos negocios al borde de la quiebra, quizás veamos en un futuro no muy lejano más organizaciones deslocalizadas en las que los trabajadores trabajarán exclusivamente, o mayoritariamente, desde casa, con la consiguiente reducción de costes fijos.
 
  • Razones para la despoblación. La más letal epidemia del Medievo, la peste negra de 1347, dejó muerte y miseria y tuvo un impacto demográfico tremendo. No creo que la pandemia del Coronavirus conlleve un impacto demográfico como tal, pero sí creo que será necesaria una mayor inversión sanitaria en el conjunto de todo el territorio nacional. De lo contrario, fenómenos como el de la despoblación podrían acabar acentuándose.
 
  • Solidaridad y generosidad. ¿U oportunismo? Es posible que la imagen de ciertas empresas, instituciones y personas salga reforzada. Este es el caso de todos aquellos que han sido proactivos y están tratando esta crisis con generosidad y solidaridad. Resulta ejemplar que la Ópera de Viena ofrezca conciertos gratuitos para ver online, o que muchos artistas compartan contenidos con sus fans a coste cero. Pero también es posible que el efecto sea el opuesto en muchos casos. Desde luego, algunas aerolíneas y compañías de seguros van a ver su imagen de marca altamente comprometida debido al modo en el que están gestionando la pandemia y la frustración que están creando entre sus clientes y usuarios.
 
  • Talento y creatividad, una vez más. A mi juicio, esta crisis confirma, como otras crisis ya han hecho, que existe una ingente cantidad de talento y creatividad a nuestro alrededor. Basta ver la cantidad de memes originales y divertidos que circulan por las redes (tantos que, en ocasiones, rozan el tedio y saturan las comunicaciones, pero ello no desvirtúa el argumento…).
 
  • ¿Dónde están las "nuevas" tecnologías cuando se las necesita? Echo en falta un mayor uso de las tecnologías en la lucha contra el virus. Llevamos lustros hablando del tremendo impacto y oportunidades de las nuevas tecnologías. En la Unión Europea, las normativas de privacidad se han legislado con extremo cuidado para garantizar los equilibrios adecuados. Y ahora que podríamos servirnos de ellas para parametrizar y seguir el recorrido de la enfermedad y la ubicación de los contagiados, no lo hacemos con contundencia. ¿Por qué?, ¿No podemos?, ¿No queremos? Hay quien pensará que los Estados y las tecnológicas deberían hacer más y colaborar más en este terreno.
 
  • El ser humano y su salud por encima de todo.  El enfoque del Gobierno del Reino Unido en la gestión de la pandemia permiten preguntarse si el ser humano debe estar por encima de todo, o si hay otras realidades que deben prevalecer, como la economía o los mercados (y en tal caso, en qué medida). No cabe duda de que la crisis está haciendo aflorar las desigualdades. Y las desigualdades tienen consecuencias. Unas, las que sufren los afectados y otras, más generales, las que acaban reflejándose en las urnas. Sin ánimo de entrar en ideologías, creo que muchos países han entendido esto y han puesto al ser humano en el centro de la gestión de la crisis. El tiempo dirá si las urnas penalizarán a aquellos Gobiernos que no protegen a sus administrados con cuidado, o que minimizan la importancia de sus vidas. El tiempo dirá también si habrían existido fórmulas para proteger todos los intereses de forma balanceada.
 


TelAviv, 18/3/2020.-

Ignacio González Royo

Socio del Grupo de Tecnología y Propiedad Intelectual de Meitar. Asesora a una variedad de clientes en los campos de alta tecnología, tecnología y medios, comercio electrónico, bienes de consumo en movimiento rápido (FMCG) y deportes y entretenimiento. Representa a compañías de tecnología de todos los tamaños, incluidos desarrolladores de software, compañías ricas en datos, empresas emergentes, compañías de ciencias de la vida e instituciones financieras en una amplia variedad de temas, como privacidad y protección de datos, propiedad intelectual, licencias y transacciones comerciales, software, software abierto, código fuente, activos digitales, publicidad y protección del consumidor. Antes de unirse a Meitar, Ignacio fue asociado senior en Garrigues (Madrid), donde manejó transacciones complejas y litigios para empresas de tecnología reconocidas, motores de búsqueda, redes sociales, grupos de medios, organismos de radiodifusión, entidades deportivas, telecomunicaciones y marcas. En 2014, Ignacio fue asignado a Bristows (Londres), donde también asesoró a varios clientes en temas de propiedad intelectual, TI y protección de datos en el Reino Unido. He adquirido habilidades técnicas y artísticas durante sus estudios de arquitectura y tengo títulos de posgrado en Inteligencia de Negocios y Derecho Comercial. Miembro del consejo académico de la FIDE




L M M J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss