Menu

¿Está el mercado legal español preparado para que empiecen a prestar sus servicios las denominadas “firmas alternativas” que ya operan en otros países y ganan cuota de mercado progresivamente?


Las firmas o figuras alternativas se presentan como fuertes competidoras de las firmas tradicionales; en ellas destaca su novedosa forma de gestión y propuesta de prestación del servicio con una notable reducción de coste para el cliente.



El pasado 3 de noviembre, tuvimos ocasión de analizar en el Foro de Management Jurídico de Fide si el mercado legal español está preparado para que empiecen a prestar sus servicios las denominadas “firmas alternativas” que ya operan en otros países y ganan cuota de mercado progresivamente. Participaron en la sesión Marta del Coto Consultora. Responsable de la oficina de Barcelona de Iterlegis Legal Staffing Solutions; Javier Fernández-Samaniego, actualmente Socio Director de Samaniego Law y Marta García Alba, General Counsel de Campofrío Food Group, bajo la moderación de Miguel Ángel Pérez de la Manga, Socio fundador de Pérez + Partners Consultants.
 
Las empresas operan cada vez más en un entorno altamente competitivo y cada vez más regulado y sujeto a escrutinio,  lo que incide, por un lado, en el tipo de servicio que prestan las asesorías jurídicas internas (más proactivo y alineado con las necesidades y retos del negocio) y, por otro, en los servicios que las empresas demandan a los abogados externos (requiriéndose una mayor flexibilidad y valor añadido por parte de las firmas de abogados).
 
Durante de la sesión se analizaron algunos aspectos relativos a las firmas alternativas y su funcionamiento actual: 
 
  • Sin duda es el momento oportuno para las firmas alternativas. Nos encontramos ante un mundo en constante cambio, la transformación del sector legal es el presente y los clientes ya empiezan a demandar a estas firmas y servicios diferentes de los tradicionales, con un mayor valor añadido. 
  • Son firmas que proceden del mundo anglosajón y en España se constata la difícil implantación. 
  • La diferencia entras ambas formas de gestión de firmas, radica en que en una firma internacional los socios financian al negocio, es decir, el “equity” no es líquido, ya que como mucho se tiene interés sobre el capital, sin embargo, las firmas alternativas lo que ofrecen a los socios es, si el valor aumenta, el socio ostenta valor. 
  • Las ventajas para los abogados que trabajan en estas firmas es la gran flexibilidad para los abogados que trabajan en ella que, al igual que el conductor de Uber, pueden modular su vinculación y compromiso con la firma conforme a sus circunstancias personales. 
  • Sorprenden las numerosas ventajas que albergan las firmas alternativas o figuras alternativas para los abogados y para los despachos. Particularmente para los abogados, estas ventajas residen en el plus de temporalidad, en una mejor conciliación entre la vida personal y profesional, en el corto lapso de tiempo del proyecto para adentrarse de lleno en la realidad del negocio, las negociaciones en curso, etc. Por otro lado, los despachos tienen un menor coste, solo invierten lo que necesitan y, por tanto, no se adeudan. Mucha mayor flexibilidad, transparencia total, nuevas ideas y sobre todo se desempeñan las funciones con eficiencia al mantener al trabajador motivado por la productividad. 
  • Dentro del gran mundo de lo que se pueden llamar “Firmas alternativas”, hay que considerar la figura del Legal Interim Manager (LIM), o abogado por proyectos. Se trata de profesionales del Derecho con mucha experiencia y un alto grado de especialización en un área concreta, a veces con su propio despacho o bien free-lance, que se integran por un período de tiempo determinado (la media es de 3 a 6 meses, pero en ocasiones se prorrogan) en una empresa o en un despacho/ firma de abogados para llevar a cabo un proyecto jurídico concreto, sacar adelante una práctica, o cubrir una vacante temporal. Este tipo de contratación “alternativa” es útil para cualquier especialidad jurídica, siendo las más demandadas las posiciones de Mercantil, Protección de Datos (revisión e implementación de políticas y de auditorías), Contratación comercial, Laboral y Consumo, entre otras. 
  • Para los socios hay también ventajas ya que frente a los modelos tradicionales en los que los socios financian al negocio, es decir, el “equity” no es líquido, ya que como mucho se tiene interés sobre el capital, sin embargo, las firmas alternativas lo que ofrecen a los socios es una verdadera propiedad sobre un vehículo corporativo en el que si el valor aumenta, también aumenta el valor del capital del socio. 
  • Las ventajas para los clientes se concretan en la seguridad de que incorporan a su equipo a una persona con seniority de máximo nivel, y que está concienciada para generar resultados desde el primer momento. No van a tener que formarle, ni que emplear tiempo ni recursos en familiarizarle con el negocio o la operación, ya que está focalizado exclusivamente en este cometido. 
  • El Legal Interim Management es, en efecto, una solución alternativa al ejercicio tradicional del derecho, ejercida por abogados de alto grado de experiencia y especialidad para proyectos con una duración temporal, mientras que los secondments son aquellos periodos limitados en el tiempo, pero de extensión variable, que un abogado de un despacho pasa en una empresa u otro despacho. El Secondment y el Legal Interim Management son dos figuras diferentes. En términos de coste, el LIM es -o debería ser- más económico para quien lo contrata. Adicionalmente, en él incide un aspecto motivacional importante, ya que lo más habitual es que el Legal Interim Manager esté completamente involucrado en el proyecto puesto que forma parte de su modus vivendi. Por el contrario, en ocasiones el secondee (persona que lleva acabo un secondment) puede sentirse en cierto modo “presionado” a llevar a cabo el secondment por el despacho/firma para la que trabaja. 
  • En el mercado anglosajón el salario del Legal Interim Manager se paga por día; sin embargo en España habitualmente se fija una retribución mensual. Las cantidades oscilan dependiendo del grado de experiencia y especialidad del abogado y de otros aspectos de su perfil profesional, pero podría decirse que el salario medio de un LIMer de unos 10 años de experiencia y un alto grado de especialización puede situarse entre los 3.000 y 4.000 euros mensuales. 
  • Es de destacar que el Secondment conlleva un esfuerzo adicional por parte de la firma/despacho que cede el recurso, ya que debe estar dispuesto a prescindir de uno de sus abogados durante un periodo de tiempo y, además, que a facturar menos de lo que factura normalmente el coste/hora de dicho profesional. Ello no obstante, es una figura que indiscutiblemente ayuda a estrechar los lazos y vinculación entre la Firma que proporciona al secondee y la Empresa que le acoge. 
  • Tanto el Secondment como el Legal Interim Management generan sinergias entre la empresa y el profesional. Para la empresa, suponen la llegada de un abogado con la especialización garantizada y a quien únicamente van a tener que integrar en el equipo y el negocio pero no formar en la parte técnica. Para el profesional, representan una excelente oportunidad de conocer y afianzarse en su sector de especialización, reafirmar su seniority, liderar un proyecto y conocer en profundidad a una organización con la que establecer lazos futuros, y un medio incuestionable poner a prueba su capacidad de generar resultados desde el primer momento. 
  • El grado de esfuerzo y conocimiento de las firmas sobre sus clientes (en este caso, empresas) constituye el núcleo fundamental para la captación y fidelización de los mismos. Los clientes son cada vez más selectivos respecto a los servicios que requieren y se decantan cada vez más por las firmas proactivas, por las que conocen realmente sus necesidades y filosofía, por las que entienden el momento de negocio y presupuestario que viveny, sobre todo, las que añaden valor y están dispuestas a ayudar a sus clientes con fórmulas diferentes de prestación de servicios y facturación y a estar a la altura de las necesidades tanto en los momento “valle” como en los momentos “excepcionales”.
     
A modo de conclusión, se puso de manifiesto en la sesión, que es evidente que el mercado jurídico y los operadores que en él intervienen se encuentran en constante proceso de transformación y la innovación es un elemento crucial para la consecución de los objetivos. Las firmas o figuras alternativas se presentan como fuertes competidoras de las firmas tradicionales; en ellas destaca su novedosa forma de gestión y propuesta de prestación del servicio con una notable reducción de coste para el cliente.
 
Accede al resumen ejecutivo de la sesión

 





L M M J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss