Menu

Europa prepara una batería de acciones para reforzar el Mercado Único Digital Financiero y la antesala del Euro Digital


Es frecuente la queja de que Europa no soluciona los problemas de los países y que su burocracia ralentiza las decisiones. Ha quedado retrasada en muchos aspectos en la revolución digital, y la investigación científica y tecnológica es aún demasiado incipiente.



Imagen fondo: Ralph Orlowski REUTERS
Imagen fondo: Ralph Orlowski REUTERS
Es frecuente la queja de que Europa no soluciona los problemas de los países y que su burocracia ralentiza las decisiones. Europa se encuentra en una pinza geopolítica entre EEUU y China como grandes bloques dominantes en un momento donde el Brexit, los populismos, la crisis económica y los efectos de la pandemia están generando una peligrosa vuelta al interés nacional en muchos países.

Es una realidad que Europa ha quedado retrasada en muchos aspectos en la revolución digital. No tiene empresas ganadoras de tamaño suficiente en tecnologías disruptivas (Spotify es la mayor plataforma y SAP la mayor tecnológica y entre ambas suman menos de $250 billones, ocho veces menos que Apple), los grandes proveedores de servicios cloud y aplicaciones son norteamericanos o chinos, no hemos desarrollado una posición de liderazgo en 5G, y en pagos minoristas los principales proveedores de tarjetas son estadounidenses. La investigación científica y tecnológica europea aplicada es aún demasiado incipiente, entre otras razones porque no existe suficiente profundidad en la financiación privada, o suficiente cultura compartida entre empresas y centros de investigación para trabajar juntos.

Como consecuencia, Europa puede ser un fértil campo para el crecimiento de empresas en un entorno global donde el tamaño y la escala importan, y más con tecnologías disponibles que facilitan el crecimiento exponencial a partir de la gestión de los datos aplicando IA con cada vez más dispositivos conectados.

Europa no ha desarrollado un mercado interno de capitales que permita que su superávit interno de ahorro se canalice internamente a través de vehículos de inversión europeos. Cuando durante la pandemia las empresas y los ciudadanos necesitan soporte financiero, lo reciben a través del sistema bancario de cada país, cada uno con instrumentos distintos, o a través de programas fiscales nacionales, igualmente diferentes. Los programas paneuropeos como el reciente programa de €750.000 millones tardan tiempo en implementarse y son condicionales a la presentación de programas de gasto e inversión por parte de los países solicitantes.

En este contexto son bienvenidos los recientes anuncios por parte de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, ya que van en la línea de crear instrumentos que reduzcan la fragmentación de los mercados digitales, de pagos y financieros en Europa y pretenden situar a Europa en una posición avanzada en la guerra de las monedas digitales alternativas y criptoactivos que inevitablemente pueden ser una competencia de las monedas estatales, una fuente de riesgos para los inversores y también de inestabilidad sistémica. La Comisión Europea acaba de proponer un nuevo plan para acelerar la Unión de Mercados de Capitales (CMU new plan) y una estrategia financiera digital (Digital Finance strategy), realizando propuestas como la regulación de los mercados de criptoactivos (MiCa), propuestas de sandbox para la aplicación de DLT  a infraestructuras de mercados financieros, un reglamento para que los modelos operativos de los intermediarios financieros de cualquier tipo sean resilientes en el nuevo entorno tecnológico y una estrategia de pagos digitales. Todas las acciones están estratégicamente alineadas y persiguen la construcción de una autonomía estratégica europea en el campo digital y financiero.
image_7.png image.png  (655.59 Kb)
image_12.png image.png  (494 b)

Nuevo plan CMU

Europa prepara una batería de acciones para reforzar el Mercado Único Digital Financiero y la antesala del Euro Digital
La Comisión Europea ha propuesto un nuevo plan CMU, con el objetivo de complementar a la financiación de los bancos y la financiación pública de los estados o que procede de los presupuestos europeos dirigida a los ciudadanos y sobre todo a las empresas europeas.

La Comisión reconoce que para financiar la vuelta al crecimiento sostenible que propugna la Comisión Europea, financiar la transición tecnológica y ecológica y la vuelta al crecimiento post pandemia, el ahorro privado en Europa necesita ponerse en juego. Buena parte de este ahorro hoy queda en los propios países o se invierte en mercados de capitales norteamericanos, británicos o asiáticos, más desarrollados que los europeos. Ello limita al tiempo la financiación y el crecimiento de las empresas europeas que acceden al ahorro europeo de forma ineficiente y fragmentada.

Como consecuencia, el euro no aprovecha su potencial para atraer capital de otras latitudes del planeta. El dólar sigue siendo, por razones políticas, económicas y profundidad de mercados de financiación, la moneda preferida de los inversores globales. China es cada vez más asertiva en su estrategia de internacionalización del renmimbi.

En esta línea, el nuevo plan CMU propone 16 acciones que incluyen hitos temporales para valorar el progreso y propuestas legislativas en tres direcciones:
  • una recuperación "verde" e inclusiva para financiar a las compañías europeas.
  • medidas para mejorar el conocimiento financiero de los europeos y promover la inversión a largo plazo.
  • medidas para integrar los mercados de capitales.
image_8.png image.png  (655.59 Kb)
image_12.png image.png  (494 b)

Digital Finance strategy

Europa prepara una batería de acciones para reforzar el Mercado Único Digital Financiero y la antesala del Euro Digital
La Digital Finance strategy consiste en un paquete de medidas y definiciones estratégicas que abordan los siguientes campos:
 
1. European Retail Payments Strategy
 
De una parte, la Comisión Europea ha lanzado su estrategia de pagos minoristas con el objetivo de generar soluciones europeas, competitivas, innovadoras, eficientes e interoperables que permitan realizar pagos instantáneos entre países europeos y con países externos a la Unión. Se persigue conseguir una autonomía estratégica y no depender de proveedores globales de soluciones creando un mercado interno de pagos que rompa la actual fragmentación. Aunque aún no se conoce mucho de ella, la iniciativa EPI (European Payment Initiative) está en el centro de dichos objetivos. Es importante que la Comisión establece unos objetivos temporales razonablemente cercanos (hasta 2024) para las distintas acciones incluidas en la iniciativa estratégica de pagos minoristas. Una síntesis de la estrategia de pagos minoristas puede consultarse aquí.


2. Propuesta de regulación en mercados de criptoactivos (MiCA)

La Comisión ha propuesto un borrador de regulación  sobre mercados de criptoactivos , un documento puntero y que seguramente marcará un precedente que seguirán otros países.

La Comisión es consciente de la importancia de los tokens digitales sobre sistemas DLT y criptoactivos como mecanismo de financiación para pequeñas y medianas empresas y como medio de pago barato, rápido y eficiente  (aunque la Comisión sigue siendo neutral respecto de la tecnología que se utilice) y ha decidido aportar seguridad jurídica a los proyectos y empresas de servicios de criptoactivos  que se desarrollen en la jurisdicción europea a fin de evitar que la ausencia de normas frene la innovación al tiempo que impide situaciones de arbitraje regulatorio.

La nueva normativa , establece una taxonomía de criptoactivos, además de regular a quienes los emiten y a una muy variada tipología de empresas de prestación de servicios en torno a los criptoactivos, y establece procedimientos para su emisión, así como responsabilidades de las autoridades que los supervisarán. Se prohíbe taxativamente el pago de intereses u otro tipo de beneficio equiparable en el caso de los  denominados asset referenced tokens e-emoney tokens,  seguramente al objeto de que no compitan con el dinero fiat o el dinero comercial o depósitos bancarios.

Quizá se echa en falta una regulación relacionadas con los exchanges o mercados secundarios, ya que los criptoactivos aportarán liquidez a los activos hoy inmovilizados y será fundamental su liquidez una vez hayan sido emitidos. Tampoco está claro cómo puede impactar al desarrollo de las finanzas descentralizadas (DeFi), aunque es posible que haya que esperar a desarrollos posteriores del reglamento que se propone y especialmente a la propuesta de reglamento de pruebas de DLT aplicado a infraestructuras de mercado existentes (se explica más abajo). Finalmente, la exclusión deliberada de los comúnmente denominados security tokens en cuanto que similares a instrumentos financieros puede restar algo de claridad a esta regulación.

No se crean nuevas estructuras supervisoras, y las agencias europeas EBA y ESMA y los supervisores nacionales de cada país serán incluirán la supervisión sobre criptoactivos en sus funciones actuales. La EBA será el supervisor directo de los emisores de “significant asset-referenced tokens”, categoría donde se incluiría el emisor de Libra si ésta llegara a ver la luz.

Es importante destacar que la norma tendrá rango de reglamento y por lo tanto no necesita ser transpuesto a normativa nacional sino que es de aplicación automática. Hasta ahora, varios países europeos habían desarrollado normativas nacionales sobre criptoactivos con el objetivo de atraer negocio hacia sus jurisdicciones. El reglamento MiCA por tanto pretende impedir el arbitraje regulatorio y cada país competirá por su capacidad de atraer talento y desarrollar proyectos. En esta línea, es muy relevante la conexión con la propuesta de normativa sandbox regulatorio español recientemente aprobada por la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso.


3. Propuesta de reglamento de Operational Resilience para el sector financiero

La Comisión Europea propone un borrador de reglamento para fortalecer y homogeneizar los requisitos para conseguir la resiliencia operativa de las firmas financieras que presten servicio en la UE.

En el contexto de inevitable dependencia de servicios externos de ICT (cloud, apps, ...) y de riesgos crecientes en ciberseguridad, las entidades y servicios relacionados con el sector financiero necesitan de una norma clara que permita conocer el sentir de los supervisores respecto de la adopción de nuevas tecnologías. Para ello, frente a la alternativa de incrementar los requerimientos de capital por riesgos tecnológicos o realizar una supervisión más intrusiva de las entidades, la Comisión Europea propone un marco que alcanza a todas las entidades financieras reguladas en los países de la unión estableciendo un "oversight framework" para servicios críticos de ICT.

La norma aplicará tanto a grandes compañías como PYMEs que operen en servicios financieros siguiendo normas de proporcionalidad, y aplicará a la gestión de los riesgos operativos y tecnológicos, su reporte, testeos de resiliencia, compartición de información relevante en torno a ciberriesgos y gestión de riesgos con proveedores externos de servicios ICT.


4. Propuesta de reglamento sobre pruebas piloto en infraestructuras de mercado con tecnologías DLT

La propuesta es consistente con el principio de un "sandbox paneuropeo" aplicado a los mercados organizados como las bolsas de valores y cámaras de compensación. Todos los sistemas tecnológicos que actualmente soportan estas actividades son centralizados y usan estructuras cliente-servidor de gran robustez y resiliencia operativa pero no están exentos de ciberataques ni tienen las ventajas de programabilidad, transparencia y trazabilidad que aportan los sistemas criptográficos DLT.

Esta propuesta de reglamento aportará seguridad jurídica, permitirá la experimentación segura con nuevas tecnologías DLT y puede suponer un paso más avanzado en la transformación del sistema financiero en línea con las posibilidades de las finanzas descentralizadas (DeFi), al tiempo que se protege a los inversores y se garantiza la estabilidad financiera.

La propuesta afecta a las infraestructuras de mercado MTF ("multilateral trading facilities") y a los CSD ("central securities depositaries") que quieran experimentar con sistemas DLT, y se aplicará a bonos y acciones que no son considerados líquidos bajo unos límites y se excluyen explícitamente bonos de gobiernos. El reglamento provee de la base legal para empezar a tokenizar activos financieros no líquidos como primer paso lo que supone un primer paso en la creación de liquidez a través de sistemas DLT. Se admitirá la liquidación con dinero de banco central, dinero bancario o e-tokens. ESMA será el regulador principal encargado de gestionar el acceso a las pruebas.
image_9.png image.png  (655.59 Kb)
image_13.png image.png  (494 b)

ECB report on the digital euro

Europa prepara una batería de acciones para reforzar el Mercado Único Digital Financiero y la antesala del Euro Digital
El BCE ha publicado un documento de intenciones sobre la posibilidad de emitir euro digital. Hasta el momento, el ECB se había mantenido en posición retrasada respecto de otras iniciativas de lanzar CBDC por parte de bancos centrales dentro del espacio económico europeo y especialmente el Banco Central chino.

Consciente de que el dinero de banco central es un imperativo estratégico que ha de considerarse teniendo en cuenta la amenaza tecnológica de las grandes plataformas con las propuestas de stablecoins, la necesidad de garantizar la autonomía estratégica del euro en un entorno cada vez más digital donde los pagos con efectivo se acabarán reduciendo, y la necesidad de que los pagos exteriores fuera de los países de la Unión sean más baratos y eficientes, el euro digital será analizado con vistas a su lanzamiento, sin que el propio análisis constituya una decisión firme de lanzamiento según avisa Cristine Lagarde. Esta decisión se demora al verano de 2021, donde de ir adelante comenzaría un período de pruebas, aunque hay más dudas sobre la fecha y el tipo de CBDC que se lance que sobre el lanzamiento en sí mismo.

Las consideraciones derivadas de lanzar el euro digital son numerosas y el documento establece distintas opciones de diseño y sus componentes técnicos compatibles con los objetivos de mantener la estabilidad financiera, los riesgos de rentabilidad del balance del sector público, la eficiencia de los pagos, y la reputación del euro y de su banco central.

El potencial euro digital habrá de ser compatible con la nueva estrategia de CMU y habrá de estar alineado con el desarrollo de la Digital Finance  Sstrategy expresado arriba, aunque sin duda, su eventual lanzamiento será motivo de revisiones o desarrollos adicionales de la Digital Finance Sstrategy dado el carácter central del euro como moneda central de la Unión Europea.
image_10.png image.png  (655.59 Kb)
image_11.png image.png  (494 b)

Nota



En la misma Sección
< >















Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss