Menu
Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





Hacia la independencia de los reguladores.


El pasado miércoles 15 de junio se celebró en FIDE la sesión “hacia la independencia de los reguladores”.



De izquierda a derecha, Conthe, Lizcano y Balmisa.
De izquierda a derecha, Conthe, Lizcano y Balmisa.
La finalidad de la sesión era exteriorizar la exigencia y la necesidad de que las Autoridades Nacionales de Reglamentación u organismos reguladores sean independientes.

Bajo tal premisa declarativa y con la moderación del Presidente de Transparencia Internacional España, D. Jesús Lizcano, se concitaron Manuel Conthe y Carlos Balmisa.

Este segundo, en la actualidad Director del Departamento de Control Interno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), comenzó su  intervención preguntándose si realmente la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tiene el sustrato legal necesario para ser independiente. La respuesta fue negativa, el marco normativo en que se desenvuelve es claramente insuficiente para desarrollar sus funciones con plena capacidad.

Dio fe que la CNMC no cuenta con los medios humanos necesarios para cumplir con las labores encomendadas en su ley de creación, mucho más a partir de las profundas reformas y nuevas competencias asignadas a la Comisión por la nueva Ley del Sector Eléctrico, Ley General de Telecomunicaciones, entre otras. La supeditación al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en su quehacer ordinario es difícil de concitar con su independencia.

Así lo ha hecho constar el Tribunal de Cuentas en su informe aprobado el 3 de junio de 2016, de fiscalización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, en el que entre sus recomendaciones pide al Gobierno “que proceda a la revisión de las dotaciones de personal de la CNMC para las funciones que se le han encomendado con posterioridad a su creación […]”.
Se hace necesario por tanto un cambio normativo que permita a la CNMC cumplir las expectativas que provenientes del derecho derivado (reglamentos y directivas) está obligada a asumir.

La segunda parte de la exposición del representante de la CNMC se ha centrado en la transparencia. Dar publicidad de lo que hacen los organismos independientes es una forma de recuperar la confianza en su labor por parte de la ciudadanía. La CNMC trabaja en ese camino, por ejemplo con la aprobación de un código de conducta y un buzón de denuncias internas, así como con la creación del registro de Grupos de Interés.

Por último, la conformación de los consejos de los organismos independientes es manifiestamente mejorable. Los procesos de nombramiento resultan ineficaces y prueba de ello son las diferencias entre las comparecencias ante el Congreso, para su nombramiento, de los miembros del consejo de los organismos reguladores españoles y las “hearings” para nombramientos en otros países como Estados Unidos. Se proyectaron parcialmente dos vídeos para ejemplificar esas diferencias.

La apuesta de la CNMC es la transparencia, que es la mejor palanca  para impulsar la calidad regulatoria y supervisora, y, desterrar la falta de rigor de los miembros de los consejos.

Manuel Conthe en la actualidad Árbitro Independiente, especializado en Arbitraje internacional, financiero y derecho de la competencia, ilustró a la audiencia con numerosas e interesantes reflexiones que sin duda se nutrían de su dilatada trayectoria profesional, bien como Secretario de Estado de Economía, ya como ex Presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), entre otros muchos cargos.

Empezó su ponencia relatando la paradoja que acaece en democracia, en la que la existencia de organismos reguladores independientes deben garantizar su funcionamiento, constituyendo al propio tiempo la precondición de diálogo necesario frente al posible influjo gubernamental de natural posición dominante.

Señaló entre los problemas actuales del espectro regulador la multiplicidad de organismos reguladores creados, determinante en el fondo de su fusión o concentración, entre otros en la CNMC.

Sobre los criterios para los nombramientos de los miembros de los consejos, Conthe considera que muchos de los parlamentarios en quiénes descansa el auscultar y seleccionar a los futuribles consejeros no tienen la cualificación necesaria y suficiente para tales cometidos.

Como consecuencia de lo anterior, en el pasado no se han tomado las medidas pertinentes ante determinados situaciones (Fórum/Afinsa, la trama interna en CNMV o los escándalos de retribuciones en Banco de España). Y ello, en gran parte debido a una deficiente función fiscalizadora.

Siguió relatando Manuel Conthe que en los organismos independientes se necesita autonomía de medios para cumplir con sus funciones, pero a la vez esa autonomía debe estar atemperada por el principio de transparencia para evitar abusos.

La transparencia es esencial, pero hay que ser cauteloso con las publicaciones para no provocar el efecto contrario. En la Unión Europea por ejemplo no se publican las deliberaciones sobre asuntos transcendentes, pero sí los resultados de dichas deliberaciones. Lo importante son los resultados, no los procesos de toma de tales determinaciones.

Conthe inició una disquisición muy relevante sobre las ventajas e inconvenientes entre la unipersonalidad (presidencialismo) versus colegialidad de los órganos de gobierno de los reguladores. Ejemplificó sus pensamientos sobre la composición de los citados órganos de gobierno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España, Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal y la Agencia de Protección de Datos.

En aras de la independencia, hay que evitar afirmó los conflictos de interés y el tráfico de influencias, pero se debe especificar el concepto de puertas giratorias, no se trata tanto de mantener alejada a una persona que ha ocupado un cargo público de desempeñar un puesto en empresas de por vida, como de tomar otra tipo de medidas como ampliar el período de incompatibilidad si no son suficientes dos años.

Para terminar la sesión se inició un turno de preguntas, y se solicitó la opinión de los ponentes sobre temas como el procedimiento de nombramiento de los cargos de los organismos independientes o la publicación de las actas.

En cuanto al tema del procedimiento de selección de los cargos, Manuel Conthe, parafraseando al profesor Sosa Wagner se mostró partidario de que el procedimiento de nombramiento de sus órganos directivos se iniciara con una convocatoria pública a la que acudirían en régimen de confidencialidad, los profesionales que libremente lo desearan y reunieran los requisitos pertinentes. A partir de ahí, tras comprobar de forma rigurosa y con transparencia, trayectorias y méritos alegados, se confeccionaría la lista definitiva de los candidatos, que serviría para realizar un sorteo entre ellos a los efectos de ser designados finalmente.

Advirtió que estos trámites, los de la convocatoria pública y la comparecencia, ya existen para la designación de muchos responsables de las instituciones europeas y, en tal sentido, citó como ejemplo la Oficina de lucha contra el fraude (OLAF). Garantizada la idoneidad de todos los candidatos, es indiferente la persona concreta que sea designada.
 
 




L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss