Menu

Hay que formar al jurista en innovación y competencias digitales.


Expertos del sector abordaron el 19 de octubre, en la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa, Fide, el rol de la innovación y la tecnología en la evolución del sector.



La transformación digital está transformando todos los ámbitos de la sociedad y  el ámbito legal no es una excepción. Nacho Villoch, Innovation Events & Activities Manager en el BBVA Innovation Center, comenzó su intervención señalando que la mayoría de los grandes agentes de Internet, como Blablacar, Wikipedia, Netflix, Paypal o Whatsapp, tienen muy pocos años de antigüedad. Y hoy todo está en transformación, la empresa que más pasajeros mueve – Uber - no tiene coches… Airbnb, no tiene hoteles, Facebook no genera contenidos… Alibaba es el mayor minorista del mundo, sin alquileres, sin nóminas. “¿Cómo es posible?”, preguntó. La respuesta está en la digitalización, que hace que desaparezcan las barreras de entrada. Los costes de almacenamiento, por ejemplo, tienden a cero. “Y algo más importante: todos los usuarios tienen superpoderes, es decir, un smartphone con más capacidad de procesamiento que todos los ordenadores de la NASA en 1969”.

Esto se refleja, asimismo, a nivel económico. Empresas como Alphabet (matriz de Google), Facebook y Amazon son las que más capitalización bursátil tienen. “Hace 15 años, eran General Electric, ExxonMobile o Citibank. La transformación digital ya ha llegado a los medios, a la música, al comercio minorista o a la banca. Llegará a la salud, a la logística, a la energía… y al mundo legal, ¿pero cuándo?” 2020 es una posibilidad, en parte gracias al programa Horizonte 2020 de la UE. La digitalización, aclaró Villoch, “no es algo nuevo, empezó hace 20 años: el paso del vinilo y el casete al CD, de la enciclopedia Larousse a la Encarta. La diferencia es que ahora nos estamos despegando del soporte físico. Es la trasformación digital”.

El proceso en la banca

En banca, el sector que mejor conoce Villoch, se multiplican los servicios bancarios ofrecidos por entidades no bancarias, como el crowdfunding. Aun así, “hay empresas que se ponen la etiqueta fintech sin serlo”. Lo que está claro es que cada vez hay más empresas “hiperespecializadas” en servicios bancarios. “Tienen un porcentaje muy pequeño del mercado, pero son muchas, y las grandes entidades ahora tienen que competir con un enemigo tan atomizado”.

Para las grandes entidades, comentó Villoch, “el ciclo de maduración es mucho más largo. Desde que surge la idea, el concepto, hasta que el producto se lanza al mercado, pasan 1,5-2 años. En las startups, la idea no tiene que pasar por tantos departamentos, y en unos meses ya lo han lanzado y se ha convertido en viral”. Hay que encontrar, dijo, “el equilibrio entre explotar los recursos que ya tienes y explorar los nuevos”.

En cuanto a la industria legal o 'legaltech', Villoch considera que ya está “madura para la disrupción” por varias razones, entre ellas, que “hay dinero, gente interesada en la cadena de valor”, apostando por tecnologías como el big data, o la inteligencia artificial.  Ya hay empresas de legaltech funcionando en EE UU, como LinkLaw o Rocket Lawyer, y estas empresas, “llegarán aquí con propuestas muy similares”.
Surgirán cuestiones como la personalidad jurídica de la inteligencia artificial, la responsabilidad civil de un coche sin conductor, sobre cómo diseñar éticamente un algoritmo, o los smart contracts en las smart cities. “La transformación digital va a ser contigo o sin ti, como dice U2”, aseveró.

En todo caso, concluyó, “el activo más importante para una estrategia de transformación digital no es la tecnología, ni los laboratorios, ni el I+D+i: son las personas. Sólo las personas que son optimistas hacen que el mundo sea mejor”.
 

Qué pueden hacer los abogados

María Jesús González-Espejo, socia directora de Emprendelaw, destinó su intervención a analizar el estado de la innovación en el sector legal, describiendo el concepto de innovación y por qué y para qué se está innovando. Además, explicó los retos y las posibles soluciones que hay para que se innove más y mejor.

González-Espejo comenzó su intervención señalando que hoy la palabra innovación está en boca de todos en el sector legal e “incluso podríamos hablar de burbuja de la innovación”. Sin embargo, el término se relaciona casi en exclusiva con tecnología, cuando realmente la innovación no debe centrarse sólo en ella, que al fin y al cabo no es más que un medio. En su opinión los despachos de abogados deben entender la innovación en un sentido mucho más amplio: la utilización del conocimiento para ofrecer al cliente productos o servicios mejores. “Innovación no es sólo tecnología, es mucho más”, señaló la ponente.

Además, señaló que está ocurriendo algo que debería preocupar al sector y es que los juristas  no desarrollando  tecnología o sólo unos pocos lo están haciendo, y están dejando que sean otros quienes lo hagan. “La competencia cada vez es más feroz y el mercado está muy saturado. La asimetría de información abogado/cliente ha desaparecido. Hay que innovar en modelos de negocio, en servicios, en mercados, en procesos, en la gestión de las personas y en la forma de posicionar la marca.” Ya no basta con poner un chat o un formulario en la web y llamarlo “consulta legal online”, hay que buscar otra forma de hacer las cosas, porque el cliente está pidiéndolo. Hoy exigen transparencia, inmediatez, accesibilidad, precios competitivos, todos ellos atributos que pueden lograrse a través de procesos centrados en la innovación.

A continuación, señaló que en el sector están pasando muchas cosas y que el ecosistema es ahora mucho más favorable que hace poco tiempo. Editoriales jurídicas, organismos públicos, despachos y empresas, universidades y centros de formación, entre otros están liderando iniciativas que favorecen la innovación, como hackatones, concurso de emprendimiento, aceleradoras, incubadoras, cursos y talleres, investigaciones, etc. Aunque aún queda mucho por hacer, el sistema básico existe ya y hay que aprovecharlo, dijo González-Espejo. Sin embargo, explicó que hay aún muchos obstáculos que están impidiendo o ralentizando la transformación del sector. El miedo al cambio; la procastinación de muchos profesionales del Derecho; la falta de coordinación entre instituciones; los monopolios de conocimiento que no ven ventajas en que el modelo económico cambie, son algunos de los factores que señaló como determinantes de que el proceso no se esté produciendo al ritmo que debería. 

En España hay alrededor de 100 proyectos de tecnología legal, en diferentes fases de desarrollo. La mayor parte de la tecnología que se está desarrollando para el sector legal, dijo, “tiene por objetivo sobre todo apoyar al abogado en la comercialización y promoción de sus servicios, así como en la gestión digital del despacho y en mucha menor medida, se trata de herramientas que reemplazan al abogado, como robots. Los abogados tienen que acercarse aún más a los tecnólogos para se desarrollen muchas herramientas de  este tipo, pero en el futuro habrá muchas soluciones así”.
Además, insistió en la importancia de que los estudiantes de Derecho y los juristas adquieran las competencias digitales necesarias para aprovechar las ventajas que ofrece hoy la tecnología, así como las necesarias para entender cómo favorecer en sus propias organizaciones la innovación y abrir así sus organizaciones a ésta.

Como conclusión, González-Espejo señaló que los abogados son, por exigencia intrínseca a su profesión, innovadores, como les exige la búsqueda de soluciones legales y que sólo les hace creérselo y utilizar esa habilidad para mejorar sus organizaciones. Concluyó además, que no se trata sólo de adquirir o desarrollar tecnología, hay que invertir en hacer las cosas de otra forma, mejor y finalmente indicó que hay mucho por hacer y les toca a los juristas coger el relevo y liderar el cambio y que no debe ser  sólo “cosa de jóvenes”, sino que los senior deben formar necesariamente parte del equipo de innovación.

Javier Mourelo, director de Personas y Talento en la consultora de comunicación estratégica Kreab, quien moderaba la sesión, cerró la sesión invitando a una reflexión: “Innovación, formación, diversidad, hacer cosas distintas para hacer cosas diferentes, novedad, valor”.
 





L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss