Menu

La Paradoja del Siglo XXI, COVID-19

Reflexiones Sociedad Civil. Madrid, 21/3/ 2020.-


Quizás en nuestro entusiasmo por la globalización hayamos despreciado con demasiada celeridad lo inesperado, lo singular lo único….o la evidencia científica…



Como paradoja se designa un hecho o una frase que parece oponerse a los principios de la lógica. La palabra, como tal, proviene del latín paradoxa, plural de paradoxon, que significa ‘lo contrario a la opinión común’; este a su vez viene del griego παράδοξα (parádoxa), plural de παράδοξον (parádoxon), que podría traducirse como ‘inesperado’, ‘increíble’ o ‘singular’.
 
Cuando el país está sumido en una crisis sanitaria sin precedentes con una profunda pena y una sensación de impotencia, de no poder ayudar, de no poder estar al lado de los que más nos necesitan…escribo estas reflexiones que título Paradoja…. porque en este siglo que nos hemos hartado de llamar la cuarta revolución industrial, el siglo de la tecnología, los algoritmos de inteligencia artificial, el siglo de la libertad y globalidad, nos hemos encontrado o mejor dicho nos ha encontrado a todos una pandemia que no sabemos explicar ni controlar.
 
Una de las características que distingue a los humanos de otras criaturas y que nos hace únicos es la necesidad de entender. Necesitamos encontrar una explicación de por qué suceden las cosas; y en estas situaciones que nos sobrepasan algunos encuentran la explicación en la religión, los perjuicios, las teorías de la conspiración, las noticias falsas…Todas son formas de tratar de explicar este fenómeno que nos está sobrepasando a nivel global y del que apenas sabemos nada. Es sorprendente que, en un mundo inundado de información, adelantos tecnológicos, conectado globalmente y centrado en un ajedrez geopolítico se desmorone y colapse en naciones que llamamos del “primer mundo” de esta forma tan inexplicable y confusa. 
 
La gran crisis financiera causó grandes estragos económicos y nos trajo la temida recesión, pero de manera rápida entendimos el por qué de las causas que la desencadenaron y pusimos remedio: controles de riesgo en el sector bancario, incentivos a la economía, control de capitales, regulaciones que ponen al inversor y la transparencia en el centro, en definitiva, gestión de riesgos integrada y global. Resultado: tenemos unas empresas saneadas, unos mercados que funcionan con eficiencia y transparencia y que además como está demostrando esta crisis, resilientes desde el punto de vista de la operatividad en remoto.
 
Además, estábamos centrados en parar el cambio climático del que algunos ya vaticinan catástrofes ecológicas, en debatir sobre la ética y la posibilidad de que las máquinas sustituyan a los humanos, de medir los impactos de las oleadas nacionalistas, de controlar los flujos migratorios, sin embargo, COVID19 apareció en nuestras vidas de manera silente y desproporcionada.
 
Quizás en nuestro entusiasmo por la globalización hayamos despreciado con demasiada celeridad lo inesperado, lo singular lo único….o la evidencia científica…
 
¿Cisne negro? ¿Paradoja? El término da igual…soy optimista por naturaleza así que confio en que gracias a todas esas personas que están dándolo todo por los demás ahí  fuera tengamos pronto una explicación y una cura a lo que nos desconcierta, nos amenaza y no entendemos hoy por hoy.
 

Madrid, 21/3/ 2020.-

Laura Sacristán Martín


Economista y Magister en Gestión Financiera, UCM y PDG, IESE
Directora Comercial, Grupo BME




L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss