Menu

Las empresas multiservicios y su encaje en el modelo de negociación colectiva




La Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa, FIDE, abordó el 3 de abril de 2019 las cuestiones más relevantes de las empresas multiservicios y su encaje en el modelo actual de negociación colectiva. Las empresas multiservicios han experimentado un desarrollo muy notable desde la reforma laboral del año 2012, pues el marco jurídico vigente les ha permitido situarse en una posición de ventaja respecto de las empresas de servicios tradicionales.
 
Bajo la moderación de Pablo Aramendi Sánchez, Magistrado del Juzgado Social 33 de Madrid, intervino Emilio Palomo Balda, Magistrado de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, quien abordó las diversas disfunciones o problemas de encaje que presentan las empresas de gestión integral en el sistema de negociación colectiva.
 
El patrón de inserción de las empresas multiservicios se caracteriza por tres rasgos principales que se retroalimentan en sus efectos negativos y adversos para los trabajadores: en primer lugar, la dificultad de identificar el convenio colectivo sectorial aplicable; en segundo lugar, la proliferación de los convenios colectivos de empresa con contenidos regresivos para los derechos de los trabajadores respecto de lo pactado en convenios sectoriales; y, en tercer lugar, la inexistencia o falta de virtualidad de las reglas de articulación entre los niveles de negociación. La primera y segunda característica son genéticas o sustanciales, es decir, son inherentes a la propia índole o dimensión de la empresa, mientras que la tercera no participa de esta naturaleza.
 
Ante el problema de la determinación del convenio colectivo aplicable, el cual no se plantea cuando la empresa multiservicios desarrolla actividades en un sector exclusivamente, el ponente expone las vías de solución jurídica y las vías de solución convencional.
 
  • Vías de solución jurídica:
 
  1. El criterio de especialidad. – Se aplican tantos convenios colectivos como actividades que realiza la entidad. Este es el criterio que ha mantenido la Comisión Consultiva Nacional de Convenios Colectivos.
 
Esta posible vía de solución genera varias ventajas, destacando la vinculación de los trabajadores a una negociación colectiva de sector y la garantía del mismo estatus convencional a trabajadores que desarrollan la misma actividad. Sin embargo, su aplicación plantea graves inconvenientes cuando algunos trabajadores no tienen norma convencional de referencia o realizan actividades sin estructura organizativa propia.
 
  1. El criterio de la actividad preponderante. - Se aplica un único convenio colectivo sectorial en la empresa, atendiendo a la actividad principal. En este sentido se manifestó la STS de 17 de marzo de 2015 (rec.1464/2014), resolviendo un recurso de casación para la unificación de doctrina. Este pronunciamiento, al no matizar que se trata de una solución para un caso en concreto, generó una gran inseguridad jurídica.
 
Esta posible vía de solución produce algunas ventajas como la como unidad de gestión de personas y la aplicación de un único convenio colectivo. No obstante, entre sus numerosos inconvenientes, destaca la dificultad de determinar la actividad principal, pudiendo ésta cambiar a lo largo de los años.
 
  1. El convenio colectivo de la empresa cliente. – Se trata de una concepción minoritaria que concibe a las empresas multiservicios como ETT en fraude de ley. Esta solución implica extender a los trabajadores de la empresa multiservicios el convenio colectivo de la empresa principal, que puede ser empresarial o sectorial.
 
A pesar de predominar el criterio de especialidad, resulta complicado encontrar una única vía de solución generalizable a todos los supuestos que se plantean en la práctica, debido a que las empresas multiservicios se estructuran de forma muy distinta.
 
  • Vías de solución convencional:
 
  1. La ampliación del ámbito funcional de los convenios colectivos. - Los agentes negociadores del convenio colectivo supraempresarial incluyen en el ámbito funcional a aquellas empresas multiservicios que desarrollan actividades en el sector correspondiente.
 
En este último sentido, la STSJ de Las Palmas de Gran Canaria de 6 de noviembre de 2013 (rec. 780/2013), reconoce la validez del Convenio Sectorial de Hostelería de la Provincia de Las Palmas de Gran Canaria, el cual no fija límites o prohibiciones a la descentralización, pero sí incluye a todas aquellas empresas que presten uno o varios servicios, actividades o tareas en cualquier establecimiento sujeto al mismo.
 
  1. La aplicación de determinadas condiciones del convenio sectorial de la empresa cliente a los trabajadores de la empresa multiservicios. - A diferencia de la primera técnica comentada, en este caso se produce una equiparación limitada, pues no se aplican todas condiciones laborales a todos los trabajadores. 
 
Finalmente, este tipo de cláusulas convencionales se han puesto en práctica, especialmente, en el sector de la hostelería y conllevan una ventaja indudable, pues fomentan la no descentralización productiva. Se trata de diversas técnicas capaces de solventar el problema del convenio colectivo aplicable o de las condiciones de trabajo aplicables. Ahora bien, su utilización plantea dos cuestiones: en primer lugar, la afectación de las reglas de legitimación en cuanto se establecen obligaciones para la empresa contratista; y, en segundo lugar, la posible transgresión de la prioridad aplicativa del convenio de empresa.

Documento PDF





L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        











Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss