Menu

Los nietos

Reflexiones Sociedad Civil. Madrid, 15/05/2020.-


En estos momentos que nuestros mayores tienen miedo y viven confinados, cuando necesitan movilidad y aire puro, se merecen no sólo el cariño y el cuidado de sus nietos, sino también que éstos les conozcan bien, escuchen con atención sus historias...



De regreso de mi paseo matutino, me encontré con varias personas mayores que salían a la calle en el inicio de su franja horaria de liberación del confinamiento o que hacían deporte. Una de esas personas era José María Álvarez del Manzano, ex alcalde de Madrid y amigo, a quien saludé a distancia. Pensé que todas esas personas son ahora población de riesgo ante el Covid-19 y me di cuenta de que eran más vulnerables que nunca.
 
Esta visión que tenemos todos respecto de los mayores, impide reconocer que en otro tiempo fueron personajes con responsabilidades y que alcanzaron sus logros sociales, profesionales, familiares y personales, que ahora se nos escapan. Algunos, como José María, hicieron grandes cosas por la ciudad de Madrid. De otros, sólo unos pocos conocen lo que fueron o lo que hicieron.
 
A veces, ni siquiera los nietos tienen en mente que sus abuelos no son sólo esos ancianitos a los que hay que cuidar hoy más que nunca, a quienes las madres dicen que hay que llamar por teléfono y de quienes hay un álbum de fotos antiguas en un armario. La imagen con arrugas de personas mayores se impone sobre todo lo demás. Los hijos de esos mayores sí los recuerdan vigorosos y activos en su papel de progenitores. Los nietos los ven como abuelos que siempre fueron para ellos y, en muchos casos, ni siquiera conocen sus hazañas.
 
Antiguamente las familias y los amigos escuchaban a los ancianos narrar sus historias porque servían de aprendizaje. En esas historias los mayores empuñaban una espada contra el enemigo o sujetaban un buey en la herrería o soportaban una tormenta en el monte o atravesaban a caballo un valle nevado. Mujeres y hombres ancianos eran, con sus propios recuerdos, la memoria histórica y el entretenimiento de la comunidad. Aquello les convertía en personas altamente valoradas.
 
Sin embargo, hoy las historias de los mayores han sido sustituidas por series de televisión, tertulias en podcasts, sonrisas de influencers de fachada bonita y fondo desconocido en las redes sociales o, simplemente por un ocio ejercido desde el más absoluto individualismo, crítico en el mejor de los casos.
 
En estos momentos que nuestros mayores tienen miedo y viven confinados, cuando necesitan movilidad y aire puro, se merecen no sólo el cariño y el cuidado de sus nietos, sino también que éstos les conozcan bien, escuchen con atención sus historias y también se merecen, si creen que corresponde, que les rindan algún tipo de homenaje.
 
En mi primera novela (“La oficina de la cuarta planta”, Incipit Editores 2018) se describe a un nieto reconstruyendo la vida de sus dos abuelos a través de cartas, diarios y otros documentos que caen en su poder después del fallecimiento de ambos. El nieto lamenta no haberles preparado ese homenaje de reconocimiento.
 
Quienes tienen la suerte de contar con sus abuelos, deben saber que pueden utilizar los medios tecnológicos de que disponen para recoger sus historias y así conservarlas y recordarlas cuando ya no estén. Muchos que parecían tímidos, se han vuelto más vanidosos con la edad y estarán encantados de participar en la experiencia. A quienes se resista bastará con escucharles porque esa es la mejor prueba de reconocimiento que se les puede hacer. Y a quien no sepa por dónde empezar, me atrevo a darle algún consejo: dedicar tiempo, comenzar por el principio y formular preguntas que ayuden a la narración.
 
Todas esas historias estarán repletas de enseñanzas lanzadas con el cariño que sólo los abuelos saben ofrecer a sus nietos. Ser capaces de verlas y de interiorizarlas será el mejor patrimonio que puedan legarles.
 


Madrid, 15/05/2020.-

Miguel Ángel Recio Crespo

Gestor cultural y escritor.

Nota



En la misma Sección
< >

Martes, 25 de Agosto 2020 - 16:25 Despedida
















Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss