Menu

Obituario: Alberto de Elzaburu




Foto realizada por Alfredo Urdaci para el libro Fide muy de cerca (2010)
Foto realizada por Alfredo Urdaci para el libro Fide muy de cerca (2010)
Haciendo honor a su credo pero en circunstancias injustas para cuantos le quisimos y admiramos, se nos ha ido este Viernes Santo pasado, Alberto de Elzaburu, con 92 años de edad.
 
Apenas unos días antes de la Declaración de Alarma todavía asistía Alberto a la Junta de socios de ELZABURU SLP, firma profesional a la que dedicó su vida y que lideró por espacio de cincuenta años. En enero de este mismo año, cuando nada hacía presagiar las adversidades que hoy nos atenazan, Alberto presidía la tertulia jurídica convocada por la Fundación que lleva su nombre para honrar a quienes protagonizaron la instauración del sistema de marcas de la Unión Europea.
 
Así era Alberto. Un hombre entregado desde siempre a la defensa de los derechos de propiedad industrial e intelectual, de los intereses de sus clientes y de la profesión en su conjunto. Un abogado y Agente de la Propiedad Industrial que antepuso, a la placidez de una vida retirada en su cigarral de Toledo, su apasionada vocación de servicio a la sociedad participando hasta sus últimos días de las vicisitudes de la vida forense.
 
Descendiente de una larga generación de juristas -ELZABURU SLP celebró hace pocos años el 150 aniversario de su fundación- Alberto mostró siempre una decidida inclinación por la concepción internacional de la disciplina, por la modernización de nuestra normativa, por la necesidad de apoyar la innovación en todas sus manifestaciones o por el papel de la lengua española en las instituciones europeas.
 
Fue Alberto un pionero en el impulso de Asociaciones, como la AIPPI, llamadas a desempeñar un papel decisivo en la construcción del moderno Derecho de marcas o de patentes; también lo fue en la apuesta por instrumentos internacionales de protección como la  patente europea o la marca y el diseño comunitarios; y supo siempre situarse a la vanguardia de la aplicación de las nuevas tecnologías a la actividad profesional.
 
Con ocasión del acto en el que le fue impuesta la Gran Cruz de Isabel la Católica, en presencia de la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y del Premio Nobel Camilo José Cela, Alberto volvió a afirmar que las dos pasiones de su vida habían sido su mujer, Lula, y el despacho ELZABURU.
 
De este último siempre se mostró orgulloso, sobre todo  por los profesionales que se unieron a él en su peripecia profesional y al tiempo vital y que recibieron el testigo hace ya tiempo para continuar lo que él denominaba “su obra”. Esa visión de la abogacía como un proyecto colectivo supo Alberto escenificarla, en esta misma sede, cuando posó con una batuta en la mano para el libro de fotografías editado por FIDE.  
 
A Lula, esa presencia luminosa que secundó a Alberto en todas sus travesías y que ha sufrido en condiciones crueles la soledad de su enfermedad, dedicamos hoy este tributo y reconocimiento a su memoria.



Por Antonio Castán, Manuel Desantes y Javier Fernández-Lasquetty; de la firma Elzaburu y miembros del Consejo Académico de Fide. 




L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss