Menu

Obituario de Fran Ruiz Antón


El legado que Fran ha dejado es incuestionable en lo profesional, sin duda, pero en lo personal es profundo, sólido e inolvidable. Nos hemos quedado un poco huérfanos.



Francisco, Fran como lo conocíamos todos, nos dejó el domingo 7 de junio por la noche. Para aquellos que lo queríamos y queremos, esa fecha ha tomado desde ahora un significado muy diferente en nuestras vidas. Por un lado, sentimos una profunda tristeza por su marcha; por otro, en palabras de un hermano de Fran, “hoy brindamos por él, que seguro que lo disfruta”.  Fran estaba preparado para irse y lo hizo rodeado de sus nueve hermanos y sus padres, como él quería. Con él se ha ido una persona extraordinaria, única, que vivía y disfrutaba la vida con tal intensidad que a veces era difícil seguirle, un amigo incondicional, un gran compañero.
 
Fran era excepcional en muchos aspectos y uno de ellos era su capacidad para recordar momentos con una precisión inusitada. Era capaz de poner día, mes y hora a cualquier acontecimiento pasado y absorber, procesar y retener todo tipo de información de una manera asombrosa. Esto, junto con su don natural para conectar con todo el mundo, le permitió destacar y, sobre todo, disfrutar como nadie del camino profesional que eligió y que tan bien le iba a su personalidad sincera, generosa y expansiva.
 
Estudió en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y su pasión por la información le llevó a comenzar su carrera profesional como periodista en la Cadena SER de Granada, de donde saltaría al diario ABC en esa misma ciudad, llegando años más tarde a ser redactor jefe en ABC Córdoba. A principios de los dos mil, se trasladó a Madrid para comenzar un nuevo proyecto en La Gaceta de los Negocios, sin duda unos años que le marcaron y proporcionaron un sin fin de experiencias y anécdotas, que no se cansaba de compartir. Entre los más destacado de esa etapa profesional, está el profundo orgullo y cariño que sentía por las personas que habían formado parte de su equipo, amigos incondicionales que le han acompañado desde entonces.
 
El 3 de mayo de 2010, Fran se incorporó a Google y aquí empezó nuestra aventura juntos. Como siempre decíamos, teníamos tantas anécdotas que nos daría para escribir un libro. En 2010, Google España era una empresa relativamente joven y el departamento de Relaciones Institucionales aún estaba en un estado muy inicial; la aparición de Fran en escena fue determinante y España se convirtió en un país de referencia para la compañía, hasta el punto de que fue elegida para abrir Google Campus en Madrid.  Fran puso en marcha proyectos de alto impacto social como “Actívate” y “Genios”, y su empatía para conectar con la gente fue clave para desarrollar iniciativas que se convirtieron en un referente internacional.
 
El legado que Fran ha dejado es incuestionable en lo profesional, sin duda, pero en lo personal es profundo, sólido e inolvidable. Nos hemos quedado un poco huérfanos. Quienes tuvimos la suerte de conocerle, sabemos que esa energía y pasión con la que vivía cada día de su vida era contagiosa, que Fran siempre iba a estar ahí para lo que necesitases, que te diría la verdad aunque doliera -como hace un buen amigo- y que le movían principios y valores sólidos, inquebrantables, honestos y genuinos. Su vitalismo, su espíritu de lucha, su optimismo ante la enfermedad y su entrega y aceptación a cualquiera que fuese el desenlace final, ha sido el último legado que nos ha dejado.
 
Nuestro corazón está con sus padres y sus nueve hermanos, que siempre fueron su pasión y su guía.
 
Por Bárbara Navarro y María González.

Nota



En la misma Sección
< >

Martes, 1 de Septiembre 2020 - 19:47 Obituario: Antonio Rodríguez de las Heras

Jueves, 16 de Abril 2020 - 16:02 Necrológica: Antonio Fernández Rodríguez




L M M J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss