Menu
Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





Pedro Rodero y Luis Redonet hablaron de “El ejercicio de la abogacía de hoy” en el Congreso de AEDE, en una mesa redonda organizada por Fide.


“Escuchar a la gente que está saliendo de la universidad es enriquecer la organización porque vienen con una visión de las cosas distinta, diversa, nueva”



De izq. a dcha., Pedro Rodero, Cristina Jiménez, Juan Mora-Sanguinetti y Luis Redonet.
De izq. a dcha., Pedro Rodero, Cristina Jiménez, Juan Mora-Sanguinetti y Luis Redonet.

Durante los pasados 29 y 30 de junio se celebró la octava edición del Congreso de la Asociación Española de Derecho y Economía (AEDE) en la Universidad Carlos III de Madrid. Un encuentro que reunió a decenas de alumnos, docentes y profesionales del mundo del Derecho y la Empresa. En este contexto tuvo lugar una mesa redonda coordinada por Fide sobre “El ejercicio de la abogacía hoy en día” en la que participaron Pedro Rodero, socio director de ONTIER España; Luis Redonet, socio de everis;  y  Cristina Jiménez, presidente de FIDE como moderadora.


¿Un nuevo modelo para el sector jurídico?
En el debate se analizaron algunos de los retos a los que se enfrenta el mundo de la abogacía. De acuerdo con Pedro Rodero, “en el sector jurídico vivimos un absoluto cambio de modelo que estriba principalmente en el concepto de “conocimiento del Derecho”, que para nosotros era la herramienta y que  ahora ha dejado de ser un elemento de diferenciación para convertirse en un factor totalmente “higiénico”. Luis Redonet añadió que el abogado se ha convertido en un “facilitador” de negocio.

Respecto a la cada vez mayor incidencia de la tecnología en el ejercicio de la abogacía, Rodero aseguró que “si la tecnología no sustituye a los abogados, al menos los abogados no tecnológicos sí van a ser sustituidos por profesionales tecnológicos”. De hecho, explicó, la tecnología va a permitir que los abogados jóvenes dejen de encargarse de ciertas tareas y se replantee su modo de aprendizaje. Además, se favorecerá el desarrollo de un nuevo modelo de negocio basado en la tecnología y la eficiencia. Un nuevo panorama en el que, citando a Luis Redonet, “ya no es el pez grande el que se come al pequeño, sino el pez rápido”.

El perfil de los nuevos profesionales de la abogacía
El cambio en el planteamiento del negocio modifica necesariamente el perfil del profesional que se busca. De acuerdo con Redonet, “las capacidades que más se valoran en los abogados jóvenes son el liderazgo, la imaginación o la capacidad de visión. Tener mucho conocimiento es importante, pero tener capacidad relacional y de liderazgo para crear una idea y gestionar el talento lo es mucho más”. Rodero, por su parte, explicó que “el reto está en el fomento de habilidades más allá de las técnicas porque cada vez es más necesaria la formación integral, cultural, la comprensión del mundo en general y del ser humano, y por supuesto, la formación tecnológica”.

Por otro lado, un aspecto que Rodero y Redonet echan en falta en la formación de los abogados jóvenes es un enfoque más empresarial y global de su actividad porque, según Rodero, “aunque es cierto que el Derecho es local y que cada país tiene su ordenamiento, el mundo empresarial es global y arrastra a una internacionalización del Derecho. Por eso, un enfoque y un conocimiento lo más internacional del mundo jurídico es de gran valor”.

Ambos reconocieron la necesidad de tener en cuenta los nuevos enfoques e ideas que plantean los nuevos profesionales. En palabras de Rodero: “Escuchar a la gente que está saliendo de la universidad es enriquecer la organización porque vienen con una visión de las cosas distinta, diversa, nueva. Escucharles, explica Redonet, pone nuevas oportunidades sobre la mesa que hay que aprovechar porque puede ser peor no aprovecharlas que el riesgo de tomarlas.




L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss