Menu

Policía y Guardia Civil urgen adaptarse a las tecnologías para esclarecer delitos.


Investigadores de la Policía y de la Guardia Civil han subrayado lo esenciales que son las nuevas tecnologías para esclarecer delitos y las novedades y dificultades que suponen para su trabajo, por lo que han urgido a una adaptación al nuevo escenario que incluya a la justicia.

Fuente: EFE



De izquierda a derecha: Cristina Jiménez, Rafael Catalá y Sonia Gumpert
De izquierda a derecha: Cristina Jiménez, Rafael Catalá y Sonia Gumpert

Así lo han manifestado sendos mandos policiales en el I Congreso Internacional Sobre Avances Tecnológicos en la Investigación del Delito, organizado entre otras entidades por el Instituto Alonso Martínez de Justicia y Ligitación de la Universidad Carlos III, la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa (FIDE) y el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

El congreso ha reunido los pasados 17 y 18 de octubre a expertos de diferentes ámbitos para que analizaran este asunto y obtengan conclusiones que se tengan en cuenta para legislar, ya que "las nuevas tecnologías nos están invadiendo a una velocidad tremenda", según la presidenta de FIDE, Cristina Jiménez.

Jiménez ha detallado a Efe que los investigadores "tienen que tener los mismos instrumentos tecnológicos que los delincuentes, pero con unos límites para abordar la intimidad", ya que analizar un móvil hoy en día puede ser "como leer un cerebro".

Entre los participantes está Silvia Barrera, inspectora de Policía Nacional y jefa de la Sección Técnica de la Unidad de Investigación Tecnológica, quien ha puesto de manifiesto "las dificultades investigativas del delito tecnológico", ya que según ha explicado a Efe "hay que andar rápidos y extraer la información de forma determinada, porque se volatiliza, y que además tenga validez jurídica".

Un ejemplo es el registro de una oficina en la que hay varios ordenadores o discos duros, con tanta información que "a veces no sabes por dónde van a empezar" y para cuya revisión el juez ha dado por ejemplo diez horas "pero necesitas 48", de manera que "los registros se eternizan".

La inspectora pone como ejemplo de "lo esencial" que es para la mayoría de las investigaciones policiales revisar los ordenadores y dispositivos electrónicos, el caso de los niños asesinados en Córdoba: el móvil de José Bretón ayudó a localizarle en el lugar de los hechos y su ordenador delató que había buscado dónde comprar gasolina.

"No podemos eludir ya nuestra responsabilidad tecnológica, que no solo es clave sino que además conlleva una dificultar extrema", ha añadido, y ha sostenido que "hay que ser más prácticos y tecnológicos y ajustarnos a los plazos que nos impone la tecnología, y no el derecho".


Por su parte José Miguel Gordillo, jefe del Departamento de Apoyo Técnico Operativo de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha defendido que ahora hay un problema de adaptación al nuevo escenario que hay que resolver, sobre todo por parte de los investigadores hacia la nueva normativa, aunque también con más sensibilidad por parte de las autoridades.En su opinión la solución pasa por integrar sistemas y por lograr protocolos que garanticen la integridad de la información conseguida.

En la inauguración de las jornadas ha participado el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, que ha subrayado la importancia de abordar los avances tecnológicos en la persecución del delito, lo que según ha dicho es "un eje de la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim)" porque hay que actualizar la normativa a lo que ocurre en la sociedad y "dar soluciones propicias al momento actual". EFE




L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss