Menu

¿Por qué salvar determinadas unidades productivas dentro de las empresas concursadas?, por Sergio Vélez y Pere Vilella


Los datos revelan que se han salvado muchos puestos de trabajo y se han favorecido inversiones rentables.



El alto índice de mortalidad de las sociedades que solicitan el concurso voluntario de acreedores conlleva la desaparición de una considerable cifra de puestos de trabajo y una importante erosión del tejido empresarial de nuestro país con negativas consecuencias a nivel económico y social.

Las últimas estadísticas indican que el 95% de las sociedades que se declaran en concurso se liquidan y solo el 5% restante sale de la situación concursal por la vía convencional, con la agravante de que un porcentaje importante de ellas incumple el convenio dentro del segundo o tercer año de vigencia, y acaban por tanto liquidándose.

La previsión legal de vender las unidades productivas de las sociedades declaradas en concurso, con el objetivo principal de continuar con la actividad empresarial, asegurar el mantenimiento de los puestos de trabajo y evitar la destrucción del tejido empresarial es una opción que hay que potenciar.

Es importante identificar aquellas que realmente generan actividad económica y generan valor.

Por unidad productiva podemos entender el conjunto agregado de bienes y medios humanos y materiales organizados por la actividad del empresario para operar en el mercado o, de forma menos restrictiva, podríamos hablar de conjunto de bienes y/o derechos y/o trabajadores que de forma conjunta sean capaces de generar flujos de caja positivos con su funcionamiento.

Es relevante realizar con profesionalidad y precisión todo el proceso de identificación de la unidad productiva, de valoración de la misma y de su efectiva venta.

Para una correcta delimitación del perímetro de la unidad productiva se incluirán  todos los activos: Bienes, Derechos, Pedidos, Licencias, Autorizaciones administrativas,… Y contratos: de servicios a clientes, de préstamo con garantía real, de arrendamiento financiero o inmobiliario, laborales, etc. Se debe analizar correctamente el establecimiento y/o establecimientos donde se realiza la actividad empresarial y si estos forman parte o no del activo de la concursada (propiedad o alquiler), identificar las cargas existentes actualizadas y, de estar en régimen de arrendamiento, descripción del contrato e identificación de las parte arrendadora para que manifieste su consentimiento, además de delimitar qué partes del activo se incorporan a tal perímetro (existencias, deudores, inv. financieras, etc…).

La segunda fase, la valoración puede ser compleja y el método que se utilice no es irrelevante. Así, los jueces de lo mercantil entienden que el método que debería seguirse, en principio, es el de descuento de flujos de caja netos (FCF). Este es el método que se utiliza para valorar empresas con flujos de caja que puedan ser predecibles, predictibilidad que se consigue, en gran medida, analizando los flujos de caja que la sociedad ha tenido en periodos anteriores, estimando a partir de esos datos los flujos de caja libres futuros durante “n” años. Sin embargo, no es de extrañar que una empresa que está en concurso no ha llegado a esta situación con flujos de caja positivos, por lo que, en este aspecto, si seguimos este criterio valoración sin realizar otras correcciones obtendremos un valor muy reducido de la unidad productiva y esos “ajustes” teóricos en cuanto a ventas y costes conseguirán aumentar la elección de la tasa de descuento que refleje el riesgo de la inversión. Este valor se ajustará mediante la Due diligence pertinente.

Durante el tiempo de realización de la Due Diligence, valoración, negociación, análisis de los aspectos laborales, fiscales, etc… la sociedad está operativa y funcionando y razonablemente la unidad productiva perdiendo valor, y la sociedad incurriendo posiblemente en déficits mensuales lo que lleva a plantear entre las  soluciones posibles la de  acordar con el potencial ofertante que, a cuenta del precio de la oferta, se  cubran estos déficits.

Dicha oferta con todas sus condiciones debe ser aprobada por el Juzgado, venta que de estar bien planteada favorecerá el mantenimiento de la actividad dentro de las áreas de la empresa en concurso que todavía conserva valor y que además favorece el mantenimiento de aquellos puestos de trabajo que pueden salvarse.

Las últimas estadísticas al respecto de la venta de unidades productivas muestran que en la comunidad autónoma de Cataluña (fuente: gencat.cat), desde marzo del 2.013 se han puesto a la venta en el seno de los concursos 624 unidades productivas que afectan a 20.643 trabajadores (una media de 33,08 trabajadores por Unidad productiva ofertada), de las cuales el 48% son empresas de sectores de actividad industriales, afectando el 63 % a la provincia de Barcelona. De las anteriores 624 unidades productivas afectadas se ha procedido a la venta de un total de 250 de las que se ha podido mantener 9.280 puestos de trabajo de los 12.813 que estaban en riesgo (un porcentaje del 72,4 %), los adquirientes de estas Unidades productivas han sido los siguientes: Empresas nacionales, el 64%, Empresas extranjeras el 11%, Solución interna de la empresa en concurso, el 15% y Fondos el 10%.

En cuanto a lo que ha acontecido con estas empresas con posterioridad a la adjudicación de la unidad productiva, del examen de información facilitada por la GenCat resulta que en cuanto a los puestos de trabajo, se ha incrementado en el 44 % de los casos, mantenido en el 37 % y se ha reducido en el 19% de los casos y se han realizado nuevas inversiones en el 68% de las unidades productivas traspasadas.

En conclusión y a la vista de los datos obtenidos, cabe asegurar que el proceso de venta de unidades productivas en concurso supone una solución alternativa dentro de la liquidación (o el convenio en algunos casos) que permite mantener puestos de trabajo y mantener tejido empresarial y que tales compras en un porcentaje importante resultan una buena inversión para el adjudicatario de las mismas.

Sergio Vélez Álvarez

¿Por qué salvar determinadas unidades productivas dentro de las empresas concursadas?, por Sergio Vélez y Pere Vilella
Senior Managing Director de la práctica de Corporate Finance de FTI Consulting España y responsable de la oficina de Madrid. Tiene más de 19 años de experiencia en restructuraciones en Europa y Latinoamérica. Ha asesorado a clientes nacionales e internacionales en EMEA y en Latinoamérica en operaciones y finanzas incluyendo: mejora operativa del negocio, turnarounds, gestión de Tesoreria, interim management actuando como Consejero, CEO, CFO y CRO para diferentes empresas. Cuenta con una dilatada experiencia en múltiples sectores de negocios, incluyendo las energías renovables, automación, distribución, el alimenticio, el inmobiliario, el sector del ocio, manufactura, etc. Ejerce como Consejero independiente y asesor del Consejo de diferentes empresas, algunas cotizadas en España. Anteriormente fué Director durante 3 años en Alvarez & Marsal y tuvo varios cargos de responsabilidad en diferentes empresas entre las que destacan: Valeo, en Argentina, Italia, España y Francia, y Smurfit Kappa, Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por el CEU y MBA del Instituto de Empresa en Madrid.

Pere Vilella Xampeny

¿Por qué salvar determinadas unidades productivas dentro de las empresas concursadas?, por Sergio Vélez y Pere Vilella
Socio, Economista de FTI& Partners. Socio de Pentalegis. Inició su labor profesional en el despacho concursalista de Don Emilio Mulet Ariño, pasando a desempeñar labores de Auditoria y Concursal en el departamento económico del despacho Vilella, Maymí y asociados hasta el ejercicio de 2008 donde se encargó del departamento concursal de Iuris Audit.Ha sido Administrador Concursal de empresas de los sectores de la Construcción, Industrial, Textil, Servicios y una empresa pública y ha sido designado en los Juzgados de Barcelona, Madrid, Palma de Mallorca y Castellón de la Plana.Licenciado en Administración y Dirección de empresas por Facultad de economía del Instituto Químico de Sarrià (IQS-Universidad Ramón Llull), habiendo realizado el Postgrado de empresas en Crisis: Prevención, Reestructuración y Concurso de acreedores en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona en los años 2006 a 2009.





L M M J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss