Menu

Reflexiones de cuarentena


Este virus no pone en riesgo sólo a la población, sino que ataca directamente la esencia de nuestro carácter y eso es lo que le hace tan temible y desafiante.



Varias personas en sus balcones a las 20 horas durante el confinamiento por el coronavirus en Madrid.
Varias personas en sus balcones a las 20 horas durante el confinamiento por el coronavirus en Madrid.
Salimos a la ventana y vemos un país apagado, unas calles vacías, un sistema sanitario al borde del colapso, pero una población ansiosa por salir adelante. Ya no importa si estás en Madrid, en Nueva York o en Lima, estamos todos en las mismas, compartiendo frustraciones, miedos, entretenimiento y apoyo. Esta pandemia está demostrando que, en un mundo que parecía dominado por el capitalismo, encontramos una sociedad llena de humanidad paralizada para intentar controlar este virus que ataca sin escrúpulos.
 
Desde hace unos días me encuentro aislada en mi casa y veo a mis compañeros haciendo lo mismo, incluso antes de haberse declarado el estado de alarma. ¿Por qué se quedaban en casa? La respuesta es sencilla, por miedo a contagiar a los demás. No por miedo a contagiarse uno mismo, sino por miedo a que se contagiaran las personas mayores o más vulnerables. Veo compañerismo y generosidad. Para mí el reto más grande es el aislamiento. Nos encontramos teniendo que cambiar completamente nuestras rutinas, buscar nuevas formas de entretenimiento mientras prescindimos totalmente de cualquier contacto social físico. Ayer por la tarde estaba sentada en mi habitación y escuché a alguien gritar por la ventana: ¿Jugamos a un veo veo? Nunca se me hubiese ocurrido que pudiese jugar un juego de “niños” a voces por la ventana con cuatro vecinos que nunca había conocido. Ayer ocurrió.
 
Es duro pensar en el aislamiento indefinido. Dicen quince días, pero no sabemos si serán más. Estamos confinados en nuestras casas. La convivencia familiar es un desafío. Desde mi perspectiva de universitaria encuentro distintos retos, como adaptar la enseñanza académica a una no presencial. Poco a poco la metodología va mejorando, pero no es fácil entender la materia sin un profesor. De hecho, requiere tres veces el tiempo que requeriría en clase. Sin embargo, solo veo optimismo y a mis profesores haciendo todo lo posible por facilitar el aprendizaje, por ayudarnos siempre en todo lo que necesitemos y por levantarnos el ánimo.
 
Estamos acostumbrados a ir al trabajo o ir a clase y ver a gente, a vivir en sociedad, a compartir unas risas cuando te tomas un café o a darle un abrazo a tu amigo cuando le ves por la mañana. Nuestra cultura está basada en la cercanía social, en la reunión y, ciertamente, en el cariño. Por esa razón, este virus no pone en riesgo sólo a la población, sino que ataca directamente la esencia de nuestro carácter y eso es lo que le hace tan temible y desafiante.
 
Leí un artículo de Noah Harari para la revista TIME hablando de la importancia de la cooperación internacional en estos momentos. Según el autor, a diferencia de lo que piensan otros expertos, la globalización nos ayudará a frenar la expansión del virus, compartiendo información y promoviendo la confianza entre Estados. Hoy día vemos a científicos, desde Singapur, California o Francia, trabajando juntos para buscar una vacuna. Cuando se controle la pandemia, el reto será afrontar la crisis económica que ha causado a nivel global. Hoy en día una pequeña empresa puede estar relacionada con muchos países, sus sistemas informáticos pueden haber sido producidos en Taiwán, sus productos ser fabricados en Portugal y vendidos en España y Francia. La economía de un país se verá afectada por la economía de muchos otros países y nuestro mercado verá reflejadas no solo las medidas españolas. Todas las familias nos encontramos frente al reto de esta caída de la economía. Las grandes empresas se plantean recortar salarios, y las medianas y pequeñas intentan sobrevivir. Se vienen épocas complicadas, retos para el gobierno, para las empresas y para los ciudadanos.      


Madrid 18/3/2020.-

Micaela Jiménez Awuapara

2° E3 Analytics, ICADE.
Miembro del Grupo de Jóvenes de Fide.




L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss