Menu

Reflexiones sobre libertad y seguridad


Obsérvese que, según los datos que he visto el crecimiento de la enfermedad es mayor en el Sur de Europa donde la distancia de respeto entre personas es mucho más reducida, que en los países del centro de Europa, que en los países del norte de Europa.



Un policía de Madrid pone una multa por no respetar la cuarentena. Ricardo Rubio - EP
Un policía de Madrid pone una multa por no respetar la cuarentena. Ricardo Rubio - EP
Las órdenes que atropellan nuestra libertad se cumplen de mala gana bajo amenaza. Un comportamiento interiorizado de modo racional es un ejercicio placentero de nuestra libertad. El ejercicio de la libertad es gratuito, eficaz y placentero. La imposición sobre la libertad ajena es costoso, mucho menos eficaz y nada placentero. Elijamos el camino de la libertad.
 
Alfonso J. Vázquez Vaamonde
Secretario del Ateneo de Madrid
 
Este proyecto pretende explicar el efecto multiplicador que tiene el reunirse las personas a la hora de la transmisión de una enfermedad y la razón de extremar las medidas de baja circulación. En lugar de “cumplir una orden” lo que se hace cuando se entiende la razón de la orden es “ser razonable”. Una persona que entiende las órdenes las cumple mejor. No necesita ningún despliegue de agentes de la autoridad reprimiendo su libertad. Ella, libremente, decide cumplir las órdenes. Eso es lo que se llama educación para la ciudadanía.

Gráficamente se puede explicar con unas breves reflexiones:
Si hay 2 personas A y B hay1 oportunidad de transmisión del virus:  A-B
Si son 3, A, B y C, hay 3 oportunidades de transmisión: A-B, A-C, más B-C.
Si son 4, A, B, C y D, hay 6 oportunidades: A-B, A-C, A-D, y B-C, B-D, y C-D, 
Si son 5, A, B, C, D, E, hay 10: A-B, A-C, A-D, A-E y B-C, B-D, B-E, y C-D, C-E, y D-E
Si son 6, A,B,C,D, E; F hay 15: A-B, A-C, A-D, A-E, A-F, y B-C, B-D, B-E, B-F, y C-D, C-E, C-F, y D-E, D-F, y E-F
              Si son 7, A-B, A-C, A-D, A-E, A-F, A-G, y B-C, B-D, B-E, B-F, B-G, y C-D, C-E, C-F, C-G, y D-E, D-F, D-G, y E-F, E-G, y F-G

Que puestos en forma triangular indican mejor la progresión
A-B
A-B, A-C, B-C
A-B, A-C, A-D, B-C, B-D, C-D
A-B, A-C, A-D, A-E, B-C, B-D, B-E, C-D, C-E, D-E
A-B, A-C, A-D, A-E, A-F, B-C, B-D, B-E, B-F, C-D, C-E, C-F, D-E, D-F, E-F
A-B, A-C, A-D, A-E, A-F, A-G, B-C, B-D, B-E, B-F, B-G, C-D, C-E, C-F, C-G, D-E, D-F, D-G, E-F, E-G, F-G
 
Y si son 10, A, B, C, D, E; F, G; H,I, J, hay 45: A-B, A-C, A-D, A-E, A-F, A-G, A-H, A-I, A-J, y B-C, B-D, B-E, B-F, B-G- B-H, B-I, B-J, y C-D, C-E, C-F, C-G, C-H, C-I, C-J, y D-E, D-F, D-G, D-H, D-I, D-J, y E-F, E-G, E-H, E-I, E-J, y F-G, F-H, F-I,F-J, y G-H, G-I G-J, y H-I, H-J, y I-J

Ese esquema se puede ver en la gráfica, donde cada línea es un contacto
Ese esquema se puede ver en la gráfica, donde cada línea es un contacto
La fórmula de cálculo es X*( X-1) / 2 siendo X e número de personas en contacto. Es decir, una reunión de 101 personas tiene un riesgo de contagio de 101*100 / 2 = 5.050. Y así sucesivamente.

Puede verse gráficamente este efecto de pirámide colocando esos contactos formando una pirámide para ver, ópticamente, el efecto multiplicador del contagio por contacto y así que se interiorice la necesidad de no salir.

Tras la ilustración con esta pirámide de crecimiento, que es muy visual, se pondrían las líneas resultantes, también muy visual. La línea recta de contactos:  2, 3, 4, 5, 6 ...10 y la de contagios: 1, 3, 6, 10, 15 ... 45. La divergencia entre ambas líneas es espectacular e impresiona visualmente.

Con una media de sólo 2 personas contagiadas por quien es portadora, felizmente este virus es menos “viral” que otros, este efecto hace que el número de contagiados tarde en producirse. Cuando se consigue un 0,5 % de contagiados que este incubando la enfermedad, llevan virus vivos, basta con que un contagiado haya tenido 100 contactos para que el contagio empiece a reproducirse porque 0,5 * 2 = 1.

A partir de ese momento ya hay dos contagiados: el inicial, que sigue contagiando hasta que supere la enfermedad unos 15 días de incubación, y los que tarde hasta que lo den de alta; y el contagiado: ambos son portadores. Gracias a que esta tasa de propagación es tan lenta ha tardado tanto tiempo, varios meses, en llegar a otros países. Una vez que llega a un país un infectado la probabilidad de contacto dentro de ese colectivo empieza a fabricar la pirámide. La única solución es reducir el número de contactos porque todavía no hay ninguna vacuna que puede evitar que nos contagiemos. Por eso se dice que todos vamos a acabar contagiados.

Pero a medida que hay gente que se contagia y se cura, porque por su cuenta y con el tratamiento recibido generó anticuerpos suficientes para eliminar el virus, esa persona ha dejado de ser un transmisor. Es decir, se ha auto-vacunado. Si tuviera contacto con una persona contagiada que transportara el virus ella no se convertiría en contagiada, porque sus anticuerpos ya la protegen; más aún, no será transmisora del virus porque sus anticuerpos eliminan el virus. Por eso, vacunarse es un acto de solidaridad social.
Equivale al de ahora de no tener contactos al no tener vacuna.

Se estima que con un 60 % de la población vacunada, como ocurre con otras enfermedades, se evita que la epidemia, el número de contagiados es relativamente reducido, no se convierta en pandemia. La explicación es clara:

Si sólo el 40 % = 0,4 es contagiable y contagiador la cifra de 50 para reproducir un contagiado aumenta a 50/0,4 = 125. Eso significa una reducción muy grande de la propagación porque se necesitan muchos más contactos para que se produzca un contagio: un (125/50)*100 = 250 % más que sean susceptibles de producir contagio para que se pueda contagie otra persona. Además, sólo se pueda contagiar a lo sumo al 40 % de la población que está sin vacunar y no el 100 %, como ocurre en este caso en que estamos todos sin vacunar.

A las personas a las que se ha dado de alta después de haber identificado que habían tenido el coronavirus, lo que equivale a que han sido auto-vacunadas, se les podría dar un certificado de libre circulación. Esas personas, al cabo de cierto tiempo, están vacunadas y por tanto no son contagiables; si les ataca el virus por segunda vez sus anticuerpos se encargan de eliminarlo; pero lo verdaderamente importante es que no sólo no enferman, sino que se convierten en eliminadores del virus que les llegue a ellos, al que se encargan de eliminar y poner fuera de la circulación.

Si a ello añadimos las demás normas: lavarse las manos con frecuencia, llevar guantes y mascarilla y mantener una distancia de respeto entre personas, todo ello son elementos que, al disminuir la frecuencia de los contactos eficaces, reduce el efecto del contagio por contacto.

Obsérvese que, según los datos que he visto el crecimiento de la enfermedad es mayor en el Sur de Europa donde la distancia de respeto entre personas es mucho más reducida, poco más de una cuarta, que en los países del centro de Europa, poco más de un codo, que en los países del norte de Europa, poco más de un brazo; por eso entre ellos, al mantener socialmente una mayor distancia de seguridad la tasa de crecimiento es menor.

Según parece los virus, como todo ser vivo, evoluciona, “muta”, debido al medio en el que se encuentra; por eso no es bueno un abuso en el uso de antibióticos. ¿Qué ha hecho mutar a este virus de sus antecesores? Me pregunto si el medio ambiente contaminado puede tener algo que ver con esa “mutación”.

Sería interesante disponer de una correlación entre porcentaje de contagiados y grado de contaminación de las ciudades, ¡no de las comunidades!, y ver si hay correlación. Si es elevada caría confirmar la causalidad.

Alfonso J. Vázquez Vaamonde

Secretario del Ateneo de Madrid

Licenciado en C.C Químicas por la Universidad de Santiago de Compostela (1961); Dr. Química Industrial por la Universidad Computense de Madrid en 1972; Diplomado en Gestión de la Investigación (1984), Diplomado en Comunidades Europeas por la Escuela Diplomática (1987) y Licenciado en Derecho por la Universidad complutense de Madrid (2010).

Ha sido galardonado con el premio UERT en el año 1971, en Arqueometalurgia (1975) y Silver Pin de la EGGA (1987). En el año 2010 fue nombrado Colegiado Distinguido del Colegio de Químicos de Madrid.

En la actualidad continua en activo como Profesor de Investigación ad honorem del CSIC (2010).


Nota



En la misma Sección
< >

Martes, 25 de Agosto 2020 - 16:25 Despedida




L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss