Menu

Tecnologías que están cambiando el mundo.


Este tema fue abordado en el V Congreso sobre Propiedad Industrial e Intelectual que Fide organizó -con la colaboración de Denae- los pasados 30 y 31 de marzo, Miguel Arjona Villanueva, Director de I+D de Altran España, explicó las tecnologías que ya se están utilizando en diferentes industrias y sectores.



Momento de la intervención de Miguel Arjona en el V Congreso de Propiedad Industrial e Intelectual de Fide.
Momento de la intervención de Miguel Arjona en el V Congreso de Propiedad Industrial e Intelectual de Fide.
Para Miguel Arjona, el acrónimo KET  (Key Enabling Technology) hace referencia a las tecnologías clave, aquéllas con potencial para cambiar la vida a una persona o incluso a la sociedad misma.

En las últimas décadas hemos asistido a la irrupción de cuatro innovaciones que pueden calificarse como KET Technology, a saber, el ordenador personal, el protocolo web de Internet, los teléfonos móviles y las redes sociales.

En La Tercera Ola (1979) Alvin Tofler, el escritor conocido por sus estudios sobre la revolución digital, explicó que “a principios del siglo XX la automatización industrial enseñó las miserias del desempleo a las clases trabajadoras, convirtiéndose en el germen de las guerras y revoluciones que convulsionaron la primera mitad de siglo”.

En este sentido, Miguel Arjona recordó en su presentación que en los años ochenta proliferaron los pronósticos agoreros del siguiente tenor: “Los ordenadores dejarán en paro a millones de personas”.

Para el máximo responsable de I+D de Altran España, si bien es cierto que se pierden innumerables puestos de trabajo, también se crean otros nuevos, con un mayor componente intelectual.

Desde esta perspectiva, planteó la siguiente reflexión a los asistentes: “Si trabajas con un ordenador, hace 30 años tu trabajo no existía. Si trabajas con tu Móvil o en las Redes Sociales, hace 10 años tu trabajo no existía. Si trabajas en la Web, hace 20 años tu trabajo no existía. ¿Existirá tu trabajo actual dentro de 10 años?”

Y ello por cuanto, en la actualidad, una serie de tecnologías parecen estar alineándose para provocar una revolución que promete trastocar nuestra sociedad y, con ella, el mercado laboral.

Abundando en lo anterior, hoy se está produciendo una eclosión de dos fenómenos: una aceleración tanto en la irrupción como en la adopción de nuevas tecnologías, en un contexto en el que parece que nos deslumbramos cíclicamente, por cuanto, como adivinó Bill Gates: “Tendemos a sobrevalorar los cambios a corto plazo y minusvalorar sus efectos en el largo plazo”.

Fenómenos como el cloud computing ejemplifican bien lo que está sucediendo, pues a lo anterior se añade una nueva realidad que ha trastocado las reglas de juego, dinamitando jerarquías, y que ha venido para quedarse.

Hoy en día el cloud computing posibilita que una pyme, por ejemplo, pueda contar con una red tan importante como la que pueda tener Google.

En este contexto, la propia red se está virtualizando. Apoyado en cloud y big data, se potenciará con LTE (acrónimo de Long Term Evolution) y, sobre todo, con 5G, cuando se instale definitivamente.

Más eficiente y cercano, nos movemos hacia lo que se conoce como fog computing, que permite el almacenamiento y la descentralización de los servicios basado en conexiones P2P. Es decir, permite hacer posible el internet de las cosas, los wearables, smart homes, smart cities, etcétera.

Miguel Arjona dio un paso al frente en su presentación para introducir la herramienta que va a posibilitar el tránsito del internet de la información al llamado internet del valor: Blockchain.

Blockchain (traducido al español, ´cadena de bloques`) es una base de datos o un gran libro de contabilidad global, que funciona en millones de dispositivos y está abierto a cualquiera, en el que no sólo información, sino cualquier cosa de valor (dinero, títulos, escrituras de propiedad, documentos de identidad, incluso votos), se puede mover, vender y manejar de forma segura y privada. La fiabilidad viene establecida por la colaboración masiva y un código inteligente en lugar de por intermediarios como gobiernos y bancos.

Esta herramienta, que cuenta con su propia moneda (bitcoin), va a permitir los llamados smart contracts, la economía colaborativa, al tiempo que comportará nuevas formas de democracia.

Otras tecnologías que nos van a cambiar la vida son las impresoras 3D, una tecnología que puede trastocar los cimientos sobre los que se asienta el actual sector de la construcción y ello porque ya hay impresoras que permiten construir casas en veinticuatro horas a un coste de 5,000 dólares en China.

Pero, sobre todo, aunque la inteligencia artificial ya lleva con nosotros cincuenta años, se han desarrollado unos nuevos algoritmos -conocidos como Deep Learning (el aprendizaje profundo)-, que han permitido avanzar en la forma en que las máquinas se relacionan con los seres humanos y el entorno. Así los avances en lenguaje natural, visión artificial o la detección de emociones han cristalizado en la aparición de asistentes personales más inteligentes, chatbots -es una entidad que no tiene parte mecánica- y producido importantes avances robótica.

En muchos procesos de la conocida hasta ahora como la sociedad de los servicios no intervendrá nadie. Y es posible que la robótica y la inteligencia artificial terminen con ella. ¿Vamos hacia una economía de la abundancia basada en el ocio y las artes?
Aún no es posible saberlo, pero lo que está claro es que la sociedad de servicios está cambiando profunda y muy rápidamente. Para Toffler: “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer o escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender”.

El V Congreso de Propiedad Industrial e Intelectual de Fide constituye un punto de encuentro anual de referencia para los profesionales del sector.
 




L M M J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss