Menu
Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa





... Y ESTO DE LA MEDIACIÓN ... ¿LA ÚLTIMA MODA?, por María Bacas Malo


¿Qué aporta el uso de la mediación empresarial y otros MASC?
Parte 2/2



María Bacas, Abogada (ICAM e IBA) y mediadora acreditada por CEDR en Londres
María Bacas, Abogada (ICAM e IBA) y mediadora acreditada por CEDR en Londres
A lo largo de mi carrera profesional he observado un giro en la forma de gestionar desde la alta dirección, quizá vinculado a la crisis, sus orígenes, desarrollo y consecuencias, incluso en el marco legislativo con la promulgación de reformas o nuevas normativas que acentúan, entre otros aspectos, el deber de diligencia y la responsabilidad de la alta dirección, consejeros y administradores en distintos ámbitos. Dicho giro consiste en una mayor intervención y asunción de protagonismo por parte de los directivos y consejeros ejecutivos no sólo en los asuntos complejos de las compañías, sino también en ciertos asuntos recurrentes del negocio que están vinculados a riesgos de alto nivel, frente a la tendencia que imperaba en los años noventa caracterizada por la delegación de la toma de decisiones en el abogado para la resolución de las controversias empresariales. Ante este cambio de tendencia, sería fundamental la formación en negociación y MASC de las asesorías jurídicas y de los equipos de negocio que concluyen o resuelven anticipadamente acuerdos.
 
Obviando aspectos de otra índole, expuestos anteriormente, entre las aportaciones que la mediación empresarial podríamos señalar las siguientes:
 
  1. Devuelve la legitimidad a las partes. Favorece el tratamiento de los intereses y necesidades de las partes. ¿Quiénes mejor que ellas para saber lo que quieren y lo que no quieren?
 
  1. Al devolver el poder (y la responsabilidad) a las partes, el nivel de compromiso para lograr el cumplimiento de lo acordado es mayor. Mayor efectividad.
 
  1. Es flexible, tanto en la naturaleza de los conflictos como en cuanto a su complejidad. 
 
  1. A través de técnicas específicas, el mediador ayuda a las partes a explorar sus intereses y necesidades latentes o subyacentes, a contemplar opciones y a que ellas planteen alternativas creativas a la resolución de su conflicto.
 
  1. Es más rápida y menos costosa que otras vías, siendo sobre todo una vía en la que la empleabilidad de los recursos empresariales (económicos, materiales y humanos) se pueden medir, controlar y rentabilizar mejor, contribuyendo a una mayor certidumbre en la gestión de la controversia.
 
  1. Permite mantener o mejorar la relación en el tiempo o, en su caso, terminar una relación en buena lid.
 
  1. Fomenta, con la guía del mediador, las habilidades negociadoras de las partes basadas en principios que no son adversariales o posicionales, pudiendo llegar a generar cambios transformacionales.
 
Como recientemente he escuchado al Director Pre-contenciosos y Litigios de un grupo multinacional que ha estado involucrado en varios procesos de medición nacionales y transfronterizos: "Probar la mediación en el entorno empresarial, NO HACE DAÑO. Si se prueba, aunque no haya acuerdo, satisface a las partes y, seguramente, REPETIRÁ." Lo comparto y suscribo.

¿Qué hace falta para que el uso de la mediación empresarial y otros ADR se consolide en España como en otros países?

Podría resumir que se precisa, por un lado, educación, formación, divulgación e información y, por otro lado, reformas legislativas con visión de futuro y a largo plazo.  
 
Se ha señalado desde muchas instancias que hay que educar en la "cultura de la paz", potenciar las fórmulas que promuevan procesos de diálogo y de cooperación mutua, de carácter multidisciplinar. En este sentido, pienso que la mediación y, en general, los MASC no deben ser considerados privativos de los profesionales del derecho, pues en sí estos mecanismos se basan en una serie de conocimientos teórico-científicos multidisciplinares. Puede presentar facetas en las cuales sea preferible que el mediador no sea un abogado o un abogado especializado en el sector en el que se incardina el conflicto empresarial, como de hecho ocurre en países más experimentados en materia de mediación como Reino Unido, Canadá, Australia o Nueva Zelanda.
 
Se precisaría que el conocimiento, entendimiento y uso del término "mediación" sea más riguroso que el que a menudo que se observa en los medios de comunicación e, incluso, en ámbitos profesionales.
 
Podríamos decir que los actores o grupos de interés de la vida socio-económica y jurídica que están en mejor posición para promover la educación, formación, divulgación e información sobre la mediación empresarial y otros MASC son:
 
  • Las administraciones públicas, siendo muy loable el papel del poder judicial que, incluso antes de la trasposición de la Directiva europea  a nuestro derecho, ya apostó por la mediación civil y mercantil intrajudicial. Así destaca el proyecto piloto del Juzgado de Primera Instancia nº 73 de Madrid, en el que el Magistrado Luis Aurelio González desarrolló un proyecto piloto de mediación intrajudicial en la jurisdicción civil que fue galardonado con uno de los PREMIOS A LA CALIDAD DE LA JUSTICIA concedido por el Consejo General de Poder Judicial, edición 2011, en la modalidad “Justicia más accesible”.
 
  • Fundaciones, colegios y asociaciones profesionales, algunas muy activas desde hace cierto tiempo, como GEMME, SIGNUM, ICAM.
 
  • Colegios, universidades y escuelas de negocios en los cuales se promueva una formación y cultura orientadas a la  negociación, cooperación y colaboración en beneficio de los intereses comunes y búsqueda de nuevos ámbitos de cooperación, y no sólo de una cultura basada en la competitividad individualista, en estrategias posicionales o adversariales. Muchos nos preguntamos por qué en las facultades de Derecho no es obligatoria una asignatura de negociación, por qué en muchos despachos de abogados no existe formación en negociación.
 
  • Abogados de despacho. ¿Por qué se da por supuesto que sabemos negociar o lo hemos aprendido con la experiencia? ¿Por qué se mantienen las denominaciones de área o departamento Litigios con unas tímidas evoluciones a Litigios y Arbitraje, en vez de adoptar la denominación de Solución de Conflictos y abarcar cualquier medio de resolución de conflictos a poner a disposición del cliente? ¿Cómo pueden eliminarse o mitigarse los temores de los despachos de abogados de ver reducida su facturación? ¿O es que no es más rentable y, si cabe, con mayor impacto en términos de fidelización, un cliente satisfecho en sus intereses y necesidades?
 
  • En el ámbito empresarial sería muy positivo potenciar la formación en ADR comprendiendo a abogados in-house, management, equipos de backoffice, negocio y operaciones y potenciar su utilización.
 
¿Qué hace falta para que los abogados de empresa conozcan los MASC? ¿Qué hace falta para que tomen responsabilidad sobre su formación y conocimiento en relación con el elenco de los mecanismos de defensa de los intereses, necesidades y objetivos de su compañía para aplicar el más idóneo en cada momento y cada caso, tanto en conflictos externos como inclusive a nivel organizacional, "ad intra"? Ya en las políticas y procedimientos de gestión de controversias de grupos multinacionales se obliga a incluir los MASC como pasos previos a la vía arbitral o judicial. ¿Son estos enfoques manifestaciones de la excelencia en la gobernanza, de la responsabilidad corporativa?
 
¿Y los empleados, qué buscan? La tendencia que se está imponiendo en otros países cercanos  viene marcada por el mayor peso en la retención del talento las respuestas a preguntas sobre cómo se gestiona la empresa, qué se ofrece desde el ámbito de su responsabilidad corporativa, cómo consigue su beneficio y rentabilidad y no tanto el qué se ofrece.
 
  • Los mediadores empresariales. Es esencial tener presente en el perfil y calidad del mediador a elegir por las partes, entendidos como el conjunto de la preparación específica, conocimientos académico-científico teóricos, experiencia, actitud, capacidad y habilidades que ofrezca el mediador en función de las características del conflicto concreto para que realmente su intervención en la negociación estructura suponga una alternativa de solución del conflicto a  la vía judicial y al arbitraje. En este sentido es esencial la formación del mediador y la elección responsable del tipo de formación que el profesional que tenga intención de ser mediador.
 
En definitiva, la "moda de la mediación" puede traernos una oportunidad más de ejercicio de responsabilidad en el ámbito empresarial y del profesional liberal.

María Bacas Malo

Abogada (ICAM e IBA) y mediadora acreditada por CEDR en Londres, formando parte del panel de mediadores CEDR, WIPO, AGERS y Registro del Ministerio de Justicia. Master IE en Dirección Financiera y Control de Gestión y en Comercio Exterior por ICADE. Executive Coach acreditada por ICF. Trayectoria nacional e internacional de más de veinticinco años en el asesoramiento jurídico empresarial in-house, con experiencia en negociación de transacciones complejas y resolución de conflictos extra-judicialmente en los ámbitos del Derecho Corporativo, Mercantil, Real Estate, Seguros y Derecho Público, ocupando la posición de Directora de Asesoría Jurídica, Secretaria del Consejo en Grupo Vips y Starbucks España, Francia y Portugal, en el segmento de energía de Asea Brown Boveri (ABB) y en el Grupo Alstom donde también fue consejera. 




L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      












Semblanzas Fide

Síguenos en redes sociales
Facebook
Twitter
LinkedIn
YouTube Channel
Rss