Menu
BLOG DE LA FUNDACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL DERECHO Y LA EMPRESA




Los beneficios del CBDC para los Estados Unidos


Accenture  y la Digital Dollar Foundation acaban de publicar un documento titulado  “The Digital Dollar Project”Es un documento muy  didáctico  que explica muy bien algunos de los beneficios de contar con un dinero público y seguro (CBDC).

El objetivo del documento es convencer a las autoridades americanas de introducir un dólar digital público y por eso no sólo recuerda las ventajas que, en general, tiene la CBDC sino que explica los beneficios que tendría para los Estados Unidos en particular.

Dice: “No hay un medio mejor y sobre todo mas seguro para realizar transacciones que el dinero del Banco Central”. Y a partir de ahí pasa a comentar la extensa lista de beneficios que supondría lo que denomina “Dólar Digital”: impulsar la innovación en los servicios de pagos, su diversificación, la instantaneidad de los pagos interpersonales, la reducción de sus costes,la posibilidad de digitalizar los pagos internacionales, dar acceso a los 14 millones de norteamericanos que no tienen una cuenta corriente, la reducción de los costes regulatorios, etc.

El documento trata otros muchos asuntos, pero yo destacaría su confianza en el poder de la innovación. La apertura del sistema de pagos a la infinidad de innovaciones que puede idear el sector privado, provocaría una importante transformación del sistema financiero, hoy impedida por la herencia analógica.






En el blog Nada es Gratis he publicado una breve nota sobre el creciente interés en el dinero público y seguro (CBDC) durante los primeros meses de este año.
Esta es la nota :

El irresistible ascenso del Dinero Público Digital
 
En pocos años el Dinero Público Digital ha pasado de la clandestinidad a ser un asunto ampliamente estudiado por bancos centrales, organismos internacionales, el sector privado y la academia.

Las búsquedas en Google de “CBDC” ( el acrónimo inglés de ¨Central Bank Digital Currencies¨) han tenido un crecimiento exponencial. Y Nada es Gratis le ha dedicado tres excelentes posts  de David Tercero Lucas. Por mi parte dediqué al dinero público la mitad del libro  "Adiós a los Bancos" que solo pude presentar  en Barcelona debido al confinamiento.

Pero el interés por el dinero público no cesa e incluso ha aumentado durante el confinamiento. En abril las búsquedas en Google de CBDC han alcanzado el pico máximo de la serie histórica y se han publicado numerosos documentos de imprescindible lectura.

La propuesta de sustituir totalmente el uso de un dinero privado y frágil -los depósitos en los bancos comerciales- por un dinero público y seguro, como las CBDC, ha empezado a examinarse por la academia  pero todavía no está en la agenda de las autoridades ni del sector privado.

Sin embargo, han florecido otras propuestas menos ambiciosas que explican este creciente interés. Por una parte, la aceptación por la mayoría los bancos centrales de la idea de introducir -de forma limitada, para sustituir el efectivo- las CBDC en el sistema actual. Por otra, el anuncio de Facebook del proyecto Libra, que permitiría suministrar servicios de pagos a más de 1500 millones de personas en el mundo que tienen un móvil, pero no tienen una cuenta bancaria causó gran alarma, y las CBDC empezaron a verse como la mejor forma de no perder la soberanía monetaria.

Un documento reciente interesante es el titulado “CBDC: Opportunities, Challenges and Design”. Es del Banco de Inglaterra que fue pionero en el estudio del dinero público digital. En la década pasada lo introdujo en su programa de investigación. Además, publicó un artículo “disruptivo” sobre la creación del dinero  y contrató a economistas como M. Kumhof o Ben Dyson que fueron de los primeros en exponer las ventajas del Dinero Público para la estabilidad cuando la mayoría de economistas estábamos entonces proponiendo aumentar aún más las regulaciones y la protección de los bancos comerciales para reducir su fragilidad.
Otro documento interesante es el del último boletín del BIS, no sólo por su calidad, sino por la institución que lo publica, que ya ha incorporado las CBDC como una cuestión a estudiar normalmente por la institución.

Pero el documento más importante de este periodo ha sido la publicación por parte de Libra de su White Paper V 2.0. que ha supuesto un giro muy importante sobre su propuesta inicial de 2019. Libra ofrece ser una plataforma al servicio del Dinero Público y cita expresamente a las CBDC numerosas veces. Las autoridades tendrán más difícil oponerse a su aprobación porque el Estado no perdería el control de la oferta monetaria, sino que incluso el control sería más efectivo que el que se ejerce ahora con los bancos comerciales. Pero todavía Libra tendrá que superar las barreras regulatorias que surjan del catálogo expuesto en el documento del FSB  sobre las stablecoins.

Los críticos con las dos iniciativas mencionadas (CBDC para sustituir el efectivo y unas stablecoins respaldadas al 100% por CBDC) destacan su efecto negativo en el negocio de los bancos comerciales. Y es que no deja de ser curioso, que, así como una reforma de sustitución total del dinero privado acabaría para siempre con los problemas de fragilidad e inestabilidad del sistema actual, una introducción parcial de CBDC podría disminuir los beneficios de los bancos comerciales y, mientras se mantenga el sistema actual, aumentaría su fragilidad.

Como ha sucedido hasta ahora, esas iniciativas solo podrán salir adelante si paralelamente se aumentan las protecciones de los bancos comerciales por parte del Estado y se reduce la competencia aumentando la concentración de los bancos privados. Esto será inevitable, pero es aconsejable tener en mente la posibilidad de reformar totalmente el sistema actual con el fin de no tomar medidas que sirven para proteger a la banca ahora pero que pueden perjudicar un diseño razonable cuando se decida adoptar un sistema de dinero público y seguro e instaurar una plena liberalización y competencia en las actividades de préstamos a familias y pymes y servicios de pagos.

Un ejemplo es la idea de introducir un tipo de interés como remuneración del dinero digital público, que se menciona en varios papeles como en un interesante documento de Ulrich Bindseil del BCE. El objetivo es que los ciudadanos consideren más atractivo mantener sus depósitos en los bancos privados en vez de en el banco central. Pero, si se piensa que una de las ventajas del dinero público es que es absolutamente seguro y no puede generar crisis bancarias, tiene poco sentido incentivar el uso del dinero privado que es el que produce las crisis.

Esta idea de remunerar el dinero público digital también procede de economistas muy meritorios -como K. Rogoff- que consideran que el manejo del tipo interés podría aumentar la eficiencia de la política monetaria. Y esto es cierto si se mantiene el sistema actual, pero se convertiría en un disparate innecesario si pasáramos a un sistema en que el ente emisor se ocupara de controlar directamente la oferta monetaria y por tanto no tendría necesidad -ni capacidad – de manipular los tipos de interés.

Estas contradicciones se explican porque todavía están en su infancia los estudios de las reformas que se proponen aumentar la estabilidad financiera sin deteriorar los mercados con numerosas protecciones y asfixiantes regulaciones como sucede ahora. Sabemos ya mucho de sus beneficios, pero todavía se ha escrito poco sobre los posibles diseños y sobre la transición, asunto esencial en todas las reformas estructurales que se proponen la liberalización y la introducción de competencia.

Finalmente, debo decir que no he mencionado ningún documento sobre la introducción del dinero público en China, porque todavía no se ha publicado nada a pesar de que ya han empezado a experimentarlo. Pero es muy probable que, en cuanto se implemente esta reforma y se conozcan sus detalles, el debate sobre el dinero público digital alcance el punto de ebullición.






(comentario de Carlos Viñuela)


Morgan Ricks , en su artículo "Digital Dollars"  anunciado en este blog hace una importante contribución al debate sobre las CBDC al separarlo de las discusiones sobre el Bitcoin y de las recientes propuestas de CBDC realizadas desde ámbitos institucionales, como la E-Krona del Banco Central de Suecia. El autor propone una interesante transición dividida en tres fases hacia un sistema de dinero seguro, al que se refiere como FedAccounts, con un determinado diseño de CBDC que reemplazaría a todos los depósitos bancarios.

Las características de una emisión de CBDC que tiene como objetivo reformar el sistema monetario-financiero son fundamentales para garantizar una transición ordenada y eficaz. A continuación se analizan las principales características de la emisión de esta CBDC:
  1. Emisión pasiva: El autor propone una emisión pasiva donde los usuarios del dinero, los ciudadanos y empresas, son los que tienen que cambiar sus depósitos bancarios por CBDC en función de sus preferencias. Esta emisión pasiva implica un doble riesgo para la reforma: (i) si la CBDC no es demandada por los usuarios, la reforma fracasaría; y (ii) si la CBDC es muy demandada, se materializarían en el sistema bancario riesgos como el de desintermediación bancaria o quiebras bancarias por déficits de liquidez.
  2. Deuda pública como contrapartida: El autor analiza acertadamente como la captación de depósitos (FedAccounts) por el banco central no implica una concesión de crédito a la economía real. Sin embargo, en la última fase de la reforma, en la que todo el dinero sería CBDC y no existirían depósitos bancarios, propone que la emisión de nuevo dinero se lleve a cabo a través de la adquisición de deuda pública aumentando el balance del banco central. Esto no sería necesario, ya que en un sistema de dinero seguro el banco central podría registrar toda la masa monetaria fuera de balance en una especie de registro centralizado de la propiedad de CBDC (tal y como funcionan hoy día Ios depositarios de valores).
  3. El autor propone un sistema de pagos público donde el banco central participe en varias fases del ciclo de pagos. Esto resultaría perjudicial para la libre competencia en los servicios de pago. En línea con el punto anterior, en un sistema de dinero seguro (CBDC) la única función del banco central consistiría en la llevanza del registro de la propiedad de CBDC, en la supervisión de las empresas de servicios de pago que acceden al registro y en la decisión del crecimiento de la masa monetaria.
  4. Por último, el autor propone una CBDC con un tipo de interés que mejore la eficacia de la política monetaria. Respecto a la política monetaria, y en línea con el punto anterior, ya no habría necesidad de manipular los tipos de interés siendo la principal herramienta la decisión sobre el crecimiento de la masa monetaria para conseguir los objetivos de política monetaria.





No cesa el aluvión de análisis y estudios sobre el CBDC.


¿Es otra epidemia? 

El Banco Central de Canadá acaba de publicar hoy tres notas de su departamento de investigación sobre el CBDC: " Tecnology approach for a CBDC", "CBDC and Monetary Sovereignty ", y "CBDC and Monetary Policy ".Títulos muy interesantes.

¡Habrá que leerlas!

(gracias a Carlos Viñuela)





Basta con dejar usar a todos el dinero público y seguro que ahora solamente pueden usar los bancos.


Una forma sencilla de introducir el dinero seguro (CBDC)
Morgan Ricks, en " Digital Dollars"   muestra como algunos complican en exceso el debate sobre la reforma del dinero al convertir el CBDC en algo esotérico, solo comprensible por quienes sepan que son las criptomonedas, cómo funciona el Blokchain u  otras formas de DLT.

Pero no es necesario saber nada de esas tecnologías . Sin duda esos conocimientos pueden ser útiles para construir nuevos sistemas de pagos, pero la reforma del dinero es algo más simple y consiste en algo tan sencillo como dar a todos los ciudadanos la posibilidad de acceder a los depósitos en los bancos centrales (dinero público y seguro).

No hay que inventar nada.  El dinero seguro ya existe. Es un CBDC que no necesita blokchains, ni DLTs, ni convertirse en criptomonedas. Ya es digital, está en los computadores de los Bancos centrales. Y no hay que inventarlo, ya está siendo usado por los bancos privados. La reforma consiste simplemente en que todos puedan usarlo.

De esta forma se conseguiría pasar a un sistema de Dinero seguro en el que ya no tendríamos que sufrir las recurrentes crisis bancarias. Además, el sistema sería más inclusivo, con mayor estabilidad macroeconómica y financiera, una mejor transmisión de la política monetaria, una reducción de los costes de transferencias, menos regulación y menos entes reguladores, y un aumento de los ingresos fiscales.

Toda tarea humana puede complicarse. Y seguramente deberá complicarse el diseño del CBDC. Pero la presentación de Morgan Ricks es muy atractiva porque permite entender el CBDC mejor que otras propuestas que se centran en las transformaciones tecnológicas de los sistemas de pagos.  Todo se entiende mejor cuando se va de lo fácil a lo difícil.

(Morgan Ricks es bien conocido en este blog porque comentamos la propuesta de reforma que hizo en 2018 en la web "The great democracy initiative). El documento comentado hoy, que he conseguido gracias a David Tercero, es una revisión publicada hace unos días del documento académico de 2018) 





1 2 3 4 5 » ... 15
Miguel A. Fernández Ordóñez
Miguel Ángel Fernández Ordóñez
Eduardo Martínez de la Fe
Miguel A. Fernández Ordóñez es Licenciado en Derecho y Economista del Estado. Ha sido Secretario de Estado de Economía, de Comercio y de Hacienda y Presupuestos, Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Comisión Eléctrica (CSEN). Entre 2006 y 2012, período en el que se produjo la mayor crisis económica y financiera desde la Gran Depresión, fue Gobernador del Banco de España y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (ECB). Desde entonces imparte Seminarios sobre Política Monetaria y Regulación Financiera en la IEUniversity.


Objetivo del Blog

La Gran Crisis ha acarreado un aumento extraordinario de la regulación bancaria pero no ha modificado el sistema de creación de dinero. Algunos estudiosos, muy minoritarios, han propuesto pasar del sistema actual de creación de dinero frágil por parte de los bancos comerciales a un sistema de dinero seguro emitido por los bancos centrales, lo que, además, permitiría la liberalización de la actividad bancaria. El objetivo de este Blog es proporcionar información sobre estas reformas monetarias y financieras.

En el enlace superior se accede al apartado en la web de Fide donde recogemos los artículos y referencias que el Autor utiliza en este blog.


Contactar