Menu
BLOG DE LA FUNDACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL DERECHO Y LA EMPRESA




El dinero digital seguro (CBDC) permite liberalizar y desregular la banca.


24/01/2019

El CBDC mejoraría la estabilidad y eficiencia del sistema bancario


Ayer se presentó en Barcelona el Informe Económico y  Financiero de de ESADE correspondiente al primer semestre de este año.

En  las páginas 35-41  de dicho informe  se puede leer el texto "Diez años de cambios en el sistema monetario y bancario" en el que, en una primera parte, valoro  las actuaciones que se han tomado hasta ahora por las autoridades monetarias y bancarias y, en una segunda parte titulada "¿Cambiar de políticas o cambiar de sistema?" , expongo las propuestas de los partidarios de permitir  a todos los ciudadanos  tener depósitos en los bancos centrales. Lo que llamamos CBDC , dinero digital seguro.

Para los interesados en  este Blog copio algunos párrafos del documento:

...Mientras se estaba construyendo este edificio faraónico de la regulación del sector bancario, otros estudiosos mostraron que el problema de las crisis bancarias no se resolvería cambiando las políticas regulatorias ni aumentando el poder y el número de supervisores, sino cambiando el sistema monetario y bancario. Su idea era que el problema no se resolvería pasando de “Basilea II” a “Basilea III”, sino que era necesario pasar de un sistema de dinero frágil, producido y mantenido por los bancos comerciales, a un sistema de dinero seguro, emitido por los bancos centrales. Para estos investigadores, el objetivo no debería ser reducir un poco la gravedad o la frecuencia de las crisis bancarias, sino acabar con ellas, y ello sería posible si se utilizara el dinero seguro depositado en los bancos centrales, en vez del dinero frágil depositado en los bancos comerciales...

...Toda esa hiperregulación e hiperintervención del Estado en el sistema bancario va destinada a proteger un dinero que es frágil, con el fin de evitar que pueda variar su valor nominal. Y esta orgía regulatoria se justifica plenamente si el único dinero posible es el dinero frágil de los depósitos bancarios y no existe otra alternativa. Pero, en la medida en que el dinero seguro emitido por los bancos centrales (CBDC) se ha convertido en una realidad posible y accesible a todos los ciudadanos, este gigantesco edificio de regulaciones y protecciones no solo resulta innecesario para lograr la estabilidad, sino que además es perjudicial porque impide aumentar la eficiencia de las actividades de financiación y los servicios de pago. En el momento en que ya no pongan en riesgo el dinero, estas actividades que hoy prestan los bancos con la protección del Estado podrían liberalizarse y ofrecerse en competencia como el resto de las actividades del sistema financiero: las bolsas, los derivados, los fondos de inversión, los hedge funds, los mercados de bonos, etc...

...La posibilidad de contar con un CBDC cambia radicalmente el juicio sobre los cambios realizados en el sistema bancario en los últimos diez años. Detrás de “Basilea III” estaba la visión de que las crisis bancarias se habían producido porque el sistema bancario se había desregulado excesivamente y, en consecuencia, la solución era regular, supervisar y controlar la banca con más intensidad. Por el contrario, la posibilidad de contar con un dinero seguro (CBDC) nos lleva a tener una visión negativa de esa sobrerregulación y protección de la banca privada, que se ha incrementado aún más desde la crisis de Lehman.
Este poderoso y creciente intervencionismo del Estado solo tiene sentido si seguimos utilizando como dinero los frágiles depósitos de los bancos comerciales. Si, por el contrario, el dinero pasara a ser emitido por los bancos centrales, todas esas actividades podrían liberarse de unas regulaciones y de unos controles asfixiantes que hoy impiden que tanto los bancos establecidos como las nuevas empresas que quisieran prestarlas a través de las nuevas tecnologías y con modelos de negocio distintos pudieran actuar en competencia y bajo el imperio del mercado...

...Las ventajas del CBDC, desde el punto de vista de mejorar la estabilidad del sistema, están ya bastante estudiadas. El CBDC proporciona un dinero estable frente a un dinero frágil y, por tanto, aunque no acabe con las demás crisis financieras, pone fin a las crisis bancarias. El CBDC no es la panacea, no es un “curalotodo”, pero el avance que supone no es despreciable pues, como muestran todos los historiadores, las crisis bancarias son las crisis financieras más destructivas, las que más impacto tienen al provocar recesiones y aumentos de desempleo, sin mencionar los costes presupuestarios para intentar resolverlas. Hoy en día, los avances médicos permiten que los ciudadanos de los países desarrollados puedan vivir sin miedo al cólera o a la viruela. La gente sigue enfermando y muriendo, pero han desaparecido las plagas que acontecían periódicamente y que, como ahora sucede con las crisis bancarias, se consideraba que sería imposible acabar con ellas...






 



Nuevo comentario:

Los comentarios no se publican directamente, sino que son revisados y aprobados por el editor del Blog.

Miguel A. Fernández Ordóñez
Miguel Ángel Fernández Ordóñez
Eduardo Martínez de la Fe
Miguel A. Fernández Ordóñez es Licenciado en Derecho y Economista del Estado. Ha sido Secretario de Estado de Economía, de Comercio y de Hacienda y Presupuestos, Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Comisión Eléctrica (CSEN). Entre 2006 y 2012, período en el que se produjo la mayor crisis económica y financiera desde la Gran Depresión, fue Gobernador del Banco de España y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (ECB). Desde entonces imparte Seminarios sobre Política Monetaria y Regulación Financiera en la IEUniversity.


Objetivo del Blog

La Gran Crisis ha acarreado un aumento extraordinario de la regulación bancaria pero no ha modificado el sistema de creación de dinero. Algunos estudiosos, muy minoritarios, han propuesto pasar del sistema actual de creación de dinero frágil por parte de los bancos comerciales a un sistema de dinero seguro emitido por los bancos centrales, lo que, además, permitiría la liberalización de la actividad bancaria. El objetivo de este Blog es proporcionar información sobre estas reformas monetarias y financieras.

En el enlace superior se accede al apartado en la web de Fide donde recogemos los artículos y referencias que el Autor utiliza en este blog.


Contactar