Menu
Blog de la Fundación para la Investigación sobre el Derecho y la Empresa




II: Cambio Tecnológico : Tecnología en la Admon de Justicia. Sí, pero no a cualquier precio


Lunes, 29 de Febrero 2016

Es cierto que en la actualidad vivimos en una sociedad en la que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están influyendo de modo decisivo no solo en la manera de actuar, sino también en la manera de pensar y comportarse de los individuos y las sociedades, constituyendo sin duda alguna un motor para el cambio. Si la incorporación de las nuevas tecnologías a la gestión de las empresas y de su cadena de valor es un elemento diferenciador para generar valor añadido y una palanca para aumentar la competitividad, dicha transformación si cabe al menos, es igual de trascendente en la Administración de Justicia

Por Javier Puyol Montero. Ex Magistrado. Socio de Ecix Group. Premio Enatic 2015 Mejor Jurista Digital



II: Cambio Tecnológico : Tecnología en la Admon de Justicia. Sí, pero no a cualquier precio

 
. A medida que surgen nuevos modelos de gestión y transformación globales, la inversión en innovación y desarrollo tecnológico se convierte en el mejor camino para optimizar los procesos y obtener resultados de excelencia en las organizaciones. El aprovechamiento de las TIC, como herramientas de transformación, supone un importante ahorro de recursos con el consiguiente impacto positivo en el desarrollo de cualquier actividad.

La Administración de Justicia hoy en día está más necesitada que nunca de una importante y profunda transformación. La sociedad y los ciudadanos así lo vienen reclamando y poniendo de manifiesto desde hace demasiado tiempo.

Es necesario racionalizar todos los procedimientos, y más que en otro ámbito de actividad pública, este sector de la Administración está  siendo víctima,  o bien la dejadez casi más absoluta, o se pasa a un momento de frenesí legislativo donde es necesario cambiar y modificarlo todo. Nuestras leyes de procedimiento de 1.881, y 1.882 son un buen reflejo de ello.

Cabe preguntarse el por qué del exiguo número de reformas que han sufrido y las causas que las han motivado. Por el contrario, hoy en día, tomando simplemente como ejemplo la Ley de Enjuiciamiento Civil, el Código Penal y la Ley Concursal vemos que entre las tres en muy pocos años han sufrido cerca de 80 reformas, sin contar las de otras leyes o normativas que inciden de manera directa en el funcionamiento de los Tribunales. Ello implica que esta sin razón normativa, en primer término, no puede ser indiferente ni a los planteamientos ni a la racionalidad con la que se ha de afrontar la organización de la Justicia en nuestro país.

Partiendo de esta situación, y siendo evidente que no tenemos  claramente definido un modelo de justicia de futuro, pues entre otras circunstancias condicionantes, igual hoy se crea una jurisdicción, y mañana se elimina, la tecnología no puede ser indiferente a estos planteamientos. La informática, y los avances en esta materia, que tan normalizados se encuentra en el ámbito de la empresa o de cualquier clase de negocio, no constituyen un fin en sí mismos, sino que tienen un carácter puramente medial con la organización de un sistema de gestión.

Por ello, es necesario definir el modelo de organización estructural y de funcionamiento interno de la Administración de Justicia, que en primer término se quiere establecer, y sobre ello, establecer el nivel de implantación tecnológico que es preciso implementar tanto por razones cualitativas, como cuantitativas para que los objetivos de gestión y de producción se vean adecuadamente satisfechos, precisamente, con ayuda inestimable de la tecnología.

Y esta reflexión tiene una especial trascendencia. No cualquier tecnología es adecuada para todos los modelos de gestión. La falta de definición de estos últimos, está determinando desde hace muchos años, que el nivel tecnológico que se implementa tenga un carácter de provisionalidad, pero lo que es más grave, fundamentalmente, de azar, injustificado e injustificable.

Esta situación es especialmente expresiva con la implantación de LEXNET. Se han cambiado los marcos legislativos para hacerlos adecuados a la implantación de este nuevo sistema de trabajo, que más que nuevos sistemas de gestión, constituye una nueva filosofía que trata de ser implantada en la Administración de Justicia.

En este sentido, debe afirmarse que si su desarrollo no va unido a una cierta estabilidad legislativa, lejos de tanta reforma normativa, unido a un desarrollo adecuado de los medios materiales en todo el territorio, ocurre lo que está sucediendo en los momentos presentes, cuando se aspira a lo mejor, y sin embargo, hay muchos órganos judiciales que ni siquiera pueden comunicarse con los ciudadanos y los profesionales mediante correo electrónico.

Una vez más la improvisación y el actuar unilateralmente de manera completamente desorganizada, produce los frutos que se están produciendo, y que eran del todo punto previsibles, y más que avance lo que produce es desánimo y desorganización en la ya maltrecha Administración de Justicia.

Probablemente esta situación pase por la urgente necesidad de un “pacto de estado” que dote de la necesaria estabilidad y seguridad al sistema, propiciando una visión de futuro, que permita un adecuado funcionamiento de la Justicia, de acuerdo con los medios materiales y humanos existentes, y que sea necesario invertir, teniendo en cuenta, que en muchas ocasiones, tal como se está produciendo la inversión “sin razón” y “sin previsión de futuro” en tecnología carece de sentido.




Nuevo comentario:


Luis Javier Sánchez
Luis Javier Sánchez
Ardiel Martinez
Luisja Sánchez es periodista juridico e impulsor de varias publicaciones digitales. Le encontrarás en los principales eventos del sector, cercano a las fuentes informativas. En los últimos diez años ha dejado su sello en publicaciones como IURIS del grupo Wolters Kluwer o Escritura Pública del Consejo General del Notariado. También fue promotor de publicaciones como Puromarketing o Diariojuridico.com y responsable de contenidos en los últimos tres años de Lawyerpress. Ahora colabora en Law&Trends, Canal CIMA, publicación especializada en arbitraje y en Fundación FIDE. Es miembro fundador de ACIJUR y EMPLEO SENIOR.ORG . Y socio personal de FORETICA, entidad dedicada a la RSC. Puedes contactar con él y sugerirle ideas para PINTAR la justicia en luisjaviersf@gmail.com

Sígueme en las redes