Menu
BLOG DE LA FUNDACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL DERECHO Y LA EMPRESA




El pasado 14 de junio de 2017 cerró sus puertas #SharingMadrid, el mayor evento de economía colaborativa celebrado hasta la fecha en nuestra ciudad. Durante dos días se han congregado un buen número de empresas que, con pequeños equipos y una enorme capacidad de conexión, están generando terremotos en nuestras industrias tradicionales. Durante dos días la conversación en todo el evento ha sido disruptiva y los contactos generados probablemente resultarán en proyectos exponenciales. Este evento posiciona a Madrid en el mapa mundial de ciudades con grandes citas tecnológicas, como San Francisco o Londres.


Cristina Jiménez, Presidenta de FIDE, acompañada de Fernando Gallardo (El País), José Luis Zimmermann (aDigital), Rafael Martínez-Cortiña (Thinkeers) y José Luis Cordeiro (Fundación VidaPlus)
Cristina Jiménez, Presidenta de FIDE, acompañada de Fernando Gallardo (El País), José Luis Zimmermann (aDigital), Rafael Martínez-Cortiña (Thinkeers) y José Luis Cordeiro (Fundación VidaPlus)
#SharingMadrid es un nuevo evento que ha atraído el interés de 600 personas inscritas, 30 medios acreditados, de la Comisión Europea, de embajadas, de instituciones públicas y de organizaciones tecnológicas punteras. Los CEOs y directivos de start ups denominadas “unicornios” (con valor mayor de 1.000 millones de dólares) han puesto en valor su conocimiento y han compartido su experiencia con sus pares presentes en Sharing Madrid. Fide ha sido una de las entidades colaboradoras del evento. 

¿Qué hace FIDE entre unicornios?

Cada ecosistema de confianza va generando/potenciando un papel determinado a cada uno de sus elementos sobre la base de sus habilidades y capacidades y en el ecosistema colaborativo la Fundación FIDE ha ejercido el papel de anfitriona megaconectora, siendo pionera en ello en Madrid. Siendo un espacio de reflexión que tiene como objetivo generar el mejor consejo a las autoridades competentes tras un profundo análisis, FIDE fue pionera en identificar el potencial exponencial de la economía colaborativa y la necesidad de reflexionar ante un fenómeno nuevo, rápido y muy transformador de nuestra realidad cotidiana.

Hace sólo tres años la economía colaborativa en Madrid contaba con un puñado de denominados “Hippies Digitales”. Estos defendían modelos de negocio que apenas contaban con unos pocos miles de simpatizantes, pero ya generaban mucha incomodidad a industrias con cientos de millones de clientes. En el 2017 ya hemos avanzado mucho en la comprensión de la Sociedad Digital, pero hace pocos años estos modelos sólo eran comprendidos por personas con mentalidad disruptiva. Con una mentalidad tradicional, se solía considerar que una nueva ley bastaba para limitar y hasta hacer desaparecer nuevos modelos de negocio. Una mentalidad disruptiva ya comprendía las consecuencias exponenciales que esto podía tener en nuestro día a día y tomaba consciencia de la rapidísima evolución con que todo podía cambiar.

Fide ha ejercido de anfitriona 5 estrellas de (casi) todos los protagonistas de la disrupción

Muchos de los grandes protagonistas que han pasado por Sharing Madrid ya han aportado su conocimiento en las sesiones de Sociedad Digital que se han ido celebrando regularmente desde hace dos años en Fide. Los Country Managers de empresas con sede en San Francisco y sus máximos directivos a nivel europeo se han “alojado” para reflexionar tranquilamente en el espacio de confianza “Fide” y, aunque fuesen extraños, han compartido sus cosas con sus pares en la economía digital. Bajo un espacio de empatía, estos extraños han compartido sus cosas con mayor valor: no sólo su conocimiento sobre la sociedad digital, sino cada detalle de sus modelos de negocio, nada menos.

Pocas personas saben que ha sido en Fide donde han ido coincidiendo muchos de los protagonistas, que al operar en distintos sectores no se conocían entre sí. Mientras que otros espacios de reflexión prefirieron centrar sus esfuerzos en análisis sectoriales donde los protagonistas se conocen todos, Fide optó por un análisis completamente transversal donde los grandes protagonistas conectaban holísticamente por primera vez en el análisis conjunto de los retos del siglo XXI. En las sesiones de Sociedad Digital de Fide, el conocimiento de un growth hacker de una start up que ha puesto en jaque al sistema eléctrico holandés tradicional también resultaba de interés para tecnológicas que operan en homesharing o carpooling, pero lo más relevante es que ha sido en Fide donde los protagonistas han comprendido que compartían los mismos retos normativos, operasen en el sector que operasen.
 
FIDE marca la pauta y el tono en “la experiencia” de la reflexión

Pudiera pensarse que un evento como Sharing Madrid ha tenido un tono tecnológico y que las grandes marcas colaborativas han presentado sus novedades, como si fuera una feria tradicional. Es lógico pensar eso porque eso es lo que suele hacer la mayoría, centrarse en la novedad tecnológica, en el producto, pero no en las enormes repercusiones que ello puede tener en un futuro no muy lejano. El tono de Sharing Madrid realmente ha tenido un trasfondo filosófico. Yo mismo tuve el placer de tener un cara a cara con Fernando Gallardo, probablemente una de las personas con mayor conocimiento en España del mundo hotelero y de la industria del turismo. Hablamos del futuro del turismo como elemento catalizador de la felicidad, de longevidad y de blockchain. También de emociones en una sociedad robotizada y del placer de viajar, tanto ahora como cuando seamos transhumanos en el futuro. En Sharing Madrid hablé de filosofía e historia, no de tecnología, igual que hacemos muchos en FIDE. El tono que se ha vivido en Sharing Madrid es el mismo que yo mismo percibí la primera sesión a la que fui invitado en Fide, en la que me sentí entre pares, protegido por un elemento de confianza que nos permitía conectar en un ecosistema de empatía.

Fide ha sido un colaborador estrella de la primera edición de Sharing Madrid. Recordemos que fue en Fide donde se presentó el informe sobre la economía colaborativa  más completo publicado hasta ahora en España, elaborado precisamente por los mismos promotores de Sharing Madrid.

Si esta unidad adelantada de la sociedad digital ya se ha acostumbrado a su papel de pionera, ¿cómo no se va a realizar en FIDE el primer evento satélite de la primera edición de Sharing Madrid(1)? Where else?
 
(1) El evento satélite celebrado en Fide merece una valoración detallada, que merece una entrada propia y se publicará en breve.
 




Viernes, 16 de Junio 2017

La Comisión Europea acaba de aprobar un importante paquete de medidas sobre movilidad en la Unión Europea. Con ocasión de esas medidas, la Comisión ha hecho público un informe, de septiembre de 2016, sobre “el transporte de pasajeros en taxi, vehículos con conductor y coche compartido en la Unión Europea”. Todo ello coincide con otro informe hecho público por la Dirección General de Transporte y Turismo del Parlamento Europeo, relativo a los retos en la financiación de infraestructuras del transporte en la economía colaborativa.


Rosa Guirado es abogada y economista. Es fundadora de Legal Sharing, firma especializada en Economía Colaborativa
Rosa Guirado es abogada y economista. Es fundadora de Legal Sharing, firma especializada en Economía Colaborativa
¿Qué hay de nuevo en todo ello? La defensa a ultranza que se hace de la competencia como mecanismo para regular la movilidad. En el fondo, nada nuevo para España, cuyas autoridades de competencia (CNMC y ACCO, al frente de todas ellas) ya advirtieron –valientemente- la necesidad de atender al interés público de la competencia, a la hora de afrontar el reto tanto de las plataformas online como de economía colaborativa.

Sin embargo, resulta muy relevante que la Comisión Europea subraye lo que ya hace un año ya afirmó en su Comunicación sobre “Una Agenda Europea sobre la economía colaborativa”: que no se pueden imponer restricciones innecesarias o desproporcionadas a las plataformas online.

Por de pronto, cabe hacer el inciso de que las plataformas de conductores con licencias VTC (es decir, de vehículos con conductor, o lo que tradicionalmente se llamaba chófer) no son propiamente plataformas de economía colaborativa, sino plataformas online. Sin embargo, eso no les resta un ápice de legitimidad en su defensa contra el ataque encarnizado del sector del taxi. Pues la cuestión objeto de debate no es la economía colaborativa (de ahí que las recientes conclusiones del Abogado General en el caso UBER les afecten poco), sino que la cuestión de fondo es la competencia.

Pues bien, sobre esta base, la novedad del informe hecho público, es que al referirse a los vehículos con conductor (VTC), subraya que las restricciones del número y proporcionalidad de las licencias VTC respecto de las del taxis son contrarias a la competencia (como ya habían advertido la CNMC y la ACCO).

¿Y por qué es tan relevante esto? Porque la demanda principal que hace el sector del taxi es que “se cumpla la ley” en cuanto a las licencias VTC.

La cuestión es compleja, porque cumplirse, la ley se cumple, en el sentido de que los conductores de Cabify (desde siempre) y UBER (desde que lanzó UberX) actúan con sus correspondientes licencias VTC.

Sin embargo, lo que realmente piden los taxistas es que se cumpla la restricción de limitar la concesión licencias VTC a la proporción de 1 licencia de VTC por cada 30 de taxi.

Resulta interesante tener en cuenta las normas que llevaron a ello: (i) la Ley 25/2009 liberalizó el sector, eliminando las restricciones en la solicitud de licencias (art. 134 LOTT); (ii) la Ley 9/2013 suprimió el artículo 134 LOTT, pero no dio redacción alternativa; y (iii) fue finalmente el Real Decreto 1057/2015 el que dio al ROTT la redacción comentada de restringir la proporción de licencias VTC a 1/30 de las del taxi.

¿Qué ocurre? Que aunque esa proporción se ha cumplido en el momento de concesión de nuevas licencias VTC, fueron muchas las licencias que se solicitaron a partir de la liberalización de 2009 y especialmente entre 2013 y 2015. Licencias cuya concesión fue recurrida por los taxistas, y ahora se encuentran en el Tribunal Supremo, a punto de ser concedidas a sus solicitantes.

Es decir, que gracias a la liberalización de 2009 y por vía judicial –y legítima- se ha alterado la proporción de 1/30, pero ¡ojo! no por incumplimiento de la ley. Y contra eso, nada pueden hacer los taxistas, por mucho que paren ciudades enteras.

Pues bien, por si todo ello fuera poco, en pleno conflicto –o “pataleta”- del sector del taxi, tratando de impedir la competencia de los vehículos con conductor (VTC), ahora la Comisión Europea subraya que ni siquiera es legítimo que España restrinja el número de licencias VTC a 1/30 de taxi, pues esa restricción es ilegal, por ser contraria al derecho –obligatorio- de la competencia.

Esperemos que los políticos españoles tomen pronta nota.
 




Lunes, 5 de Junio 2017
Blog colectivo editado por Rafael Martínez-Cortiña
Eduardo Martínez de la Fe
Eduardo Martínez de la Fe
Rafael Martínez-Cortiña es CEO de Thinkeers, un Think Tank de reflexión distribuida y conectada que ayuda a comprender la Sociedad Digital y que facilita la transformación digital de empresas tradicionales hacia ecosistemas de negocio basados en comunidades conectadas peer-to-peer. Participa en esquemas digitales globales de integración de conocimiento. Pionero de la economía colaborativa en España.