Menu
El fin del trabajo y la Renta Básica Universal: ¿utopía o realidad? (II)
La Renta Básica Universal, la semana laboral de 15 horas y un mundo sin fronteras según Rutger Bregman.

Rutger Bregman autor del libro “Utopía para realistas” propone medidas radicales y un nuevo modelo social para solucionar los problemas de los mercados laborales en el mundo, básicamente de un lado, el desempleo y la distribución del trabajo y de otro, la acumulación de la riqueza y la desigualdad. Bregman propone repartir dinero gratis a través del concepto de la renta básica universal y reducir el tiempo de trabajo con la implantación de una jornada laboral de 15 horas.

Según su visión del futuro del trabajo, la renta básica universal seria un complemento esencial de la sociedad del bienestar que se uniría a la salud y la educación pública y reemplazaría a los subsidios de paro que considera obsoletos e ineficientes en la mayoría de los Estados por su configuración como un sistema burocrático y paternalista que no funciona. La radicalidad de la renta básica universal es que la obtendrían todos, ricos y pobres, y reemplazaría algunas partidas del Estado de bienestar una vez se defiende que la pobreza es enormemente cara: genera más delincuencia, peores resultados académicos, enfermedades mentales, etc. Para Bregman tiene más sentido económico erradicar la pobreza que combatir los síntomas que provoca. Además, añade que el círculo perverso entre trabajo y consumo genera graves desequilibrios e ineficiencias una vez cada vez en el mundo hay más desempleo y más trabajo informal y precario y un consumo de servicios y productos excesivo e irreflexivo que no necesitamos. También advierte que el valor del trabajo por su impacto social no está relacionado con los salarios. Hay trabajos increíblemente inútiles muy bien pagados y trabajos muy útiles como el cuidado de niños o ancianos o el voluntariado que no tienen un salario digno.

La renta básica universal, en su opinión, permitiría a los ciudadanos tener una mayor libertad de elección para trabajar en categorías de empleo que les resulten útiles y avanzar en una mayor valorización de la economía social. En el fondo, el ideario de Bregman no es el antisistema porque defiende el capitalismo al que define como “motor de prosperidad” aunque señala la necesidad de que se limite la capacidad del capitalismo para generar nuevos trabajos inútiles y se redefina el concepto y el valor del trabajo. Desde esta perspectiva, considera la renta básica universal una plataforma de ingresos mínimos que permitirían a los ciudadanos asumir riesgos y emprender. Por ello, considera la renta básica universal una oportunidad para millones de personas que están atrapados en la pobreza o en trabajos inútiles. Además Bregman apuesta por la radicalidad de la apertura de fronteras (frente al proteccionismo) para facilitar la movilidad global y la igualdad de oportunidades.


Retos en la distribución de la renta y del trabajo: ¿un nuevo contrato social entre los Gobiernos y ciudadanos?
 

La renta básica universal es, por tanto, un concepto radical en términos de redistribución de la renta y de reducción de la desigualdad y esta asociado a un contrato social implícito que define la relación entre el Gobierno y los ciudadanos, entre las empresas y los trabajadores y entre los diferentes grupos de población pero su viabilidad económica es muy incierta. Algunos analistas han recomendado el derecho a unos ingresos básicos como una contramedida política no solo para garantizar estándares de vida mínimos para todos independientemente del trabajo sino para mantener la demanda de consumo que es fundamental para el crecimiento económico sostenido.

Sin embargo, también es cierto que hay alternativas como son el fortalecimiento o en caso necesario la creación de modelos de protección social para alcanzar los mismos objetivos: avanzar en la calidad de los empleos; garantizar la igualdad de oportunidades en el empleo como garantía para el crecimiento económica y la prosperidad global; y promover mayores coberturas de protección social que reduzcan los umbrales de pobreza social. El dilema esta servido: ¿instauramos un nuevo modelo de redistribución de ingresos con la renta básica universal o reformulamos el modelo conocido de protección social?.
 
La proyección en el futuro de la renta básica universal en los próximos años parece reservada a países con un nivel muy avanzando de protección social y estructuras de gasto público elevado y, quizás, pueda avanzar también en entornos regionales que busquen la promoción de mayor cohesión social y la redistribución de las rentas ¿por qué no en Europa? El reto es hacer viable económicamente este nuevo esquema de protección social para incrementar los niveles de bienestar e igualdad en las sociedades y probablemente diseñar unas condiciones de implantación más realistas (¿eliminando el carácter universal y vinculando dicha renta a la acreditación de insuficiencia de ingresos?) y eliminar o reducir sus debilidades vinculados con su coste económico  o con los desincentivos que pueda crear en las decisiones de las personas para estudiar, trabajar o ahorrar que, en último término, puedan limitar el crecimiento y la prosperidad económica.
 
 

 




Viernes, 12 de Mayo 2017

El crecimiento económico mundial sigue con buenos pronósticos. El FMI señala que en 2017 el crecimiento económico global alcanzará el 3,5% (3,1% en 2016) pero tanto la OIT como la OCDE nos advierten de la existencia de una desigualdad creciente y del auge de formas atípicas de trabajo de mayor vulnerabilidad: (i) el trabajo temporal; (ii) el trabajo a tiempo parcial; (iii) el trabajo a través de agencia; (iv) y los trabajos casuales o esporádicos en la nueva economía de ocupaciones transitorias que ahora proliferan en las plataformas digitales -las factorías del siglo XXI-.


El fin del trabajo y la Renta Básica Universal: ¿utopía o realidad? (I).
Hay autores (Guy Standing) que han acuñado un nuevo término para los titulares de los nuevos empleos: el precariado asociado a un fenómeno histórico único: la migración del empleo tradicional al empleo en plataformas digitales cuyo auge se anuncia que conllevará que en 2020 una de cada tres transacciones laborales se pasen a hacer on line mediante apps.  La brecha social esta avanzando y todavía más si además de la transformación de la relación típica de empleo que ha predominado en el modelo fordista (tiempo indefinido y a jornada completa) contemplamos el ascenso del trabajo autónomo (que sustituye al trabajo por cuenta ajena) y el mantenimiento de umbrales muy elevados de trabajo informal y de economía sumergida en muchos mercados laborales. Además, la transformación digital, la robótica y la inteligencia artificial está destruyendo y transformando empleos y conduciendo también a una polarización de los empleos de cualificación media que tienen un mayor riesgo de desaparición. ¿Cuál es la solución ante la reducción de empleos y la creciente desigualdad? ¿Y ante la amenaza de un futuro sin un volumen suficiente de empleos?. La garantía de un ingreso mínimo universal se abre paso en el debate para intentar solucionar la brecha social y la falta de cohesión social en los mercados laborales. 

Una Renta Básica Universal en España: ¿una nueva frontera del Estado del Bienestar?
 
La posible implantación de una renta básica universal sin vinculación al trabajo efectivo es, en efecto, un debate emergente en muchos países como posible solución a la perdida de empleos, la desigualdad, la transformación digital y la globalización. Se trata de una medida radical de gran sencillez: la transferencia monetaria a cada ciudadano sin condiciones de renta. La Renta Básica Universal ha sido equiparada por su importancia futura a otros avances sociales como la abolición de la esclavitud o la introducción del sufragio universal. Una solución fácil de diseñar, fácil de administrar que asigna una renta a los ciudadanos sólo por existir pero…¿difícil de financiar?.  En el entorno académico y económico hay  bastantes autores que vienen defendiendo la renta básica universal como una necesidad y como un derecho universal, entre otros, Thomas Paine, Milton Friedman, Jeremy Rifkin, Philipe Van Parjis, Tomas Ford o Rutger Bregman.  En el entorno internacional, la renta básica universal se ha implantado en comunidades pequeñas como Alaska que mantiene un pago de 1.022 dólares USA al mes por residente y está en fase experimental en sociedades dónde tienen un Estado del bienestar muy desarrollado como Finlandia, aunque limitada a personas vulnerables, Holanda cuyo proyecto piloto alcanza ya a 20 ciudades y, más recientemente, hay experiencias en Canadá, Brasil, Uruguay e India lo que, en este último caso, abre un horizonte de aplicación de la renta basica universal a 1200 millones de personas. Sin embargo, en Suiza mediante referéndum los ciudadanos han decidido no implantar una renta básica universal equivalente a 2500 francos suizos al mes para los adultos y de 625 francos suizos para los menores de edad
http://www.economist.com/news/briefing/21699910-arguments-state-stipend-payable-all-citizens-are-being-heard-more-widely-sighing
 
Recientemente, un estudio de BBVA Research elaborado por Rafael Domenech ha cuantificado el coste neto total de la renta básica universal en España en una cifra anual de 187.870 millones de euros equivalente al 17,4% del PIB aunque sustituiría a las prestaciones y subsidios (pensiones, desempleo, familia, vivienda, etc.).  Por su parte, Raymond Torres de FUNCAS ha cuantificado en 365 euros mensuales la renta básica universal en España si sustituyera a toda la protección social actual (pensiones, paro, contingencias familiares, etc.) que estaría por debajo del nivel de pobreza lo que obligaría a aumentar significativamente las dotaciones presupuestarias y la presión fiscal lo que incrementaría sensiblemente el déficit público y podría condicionar el crecimiento económico.

Ventajas e inconvenientes de la Renta Básica Universal.

Entre las ventajas que los defensores de la renta básica universal han señalado destacan las siguientes:
  1.  es una respuesta adecuada a los problemas crecientes de escasez de empleo y de  desigualdad en los mercados laborales;
  2. es una medida sin costes administrativos de control de idoneidad al ser incondicional y universal;
  3. es una solución inmediata al riesgo de pobreza absoluta ya que la renta básica es, por definición, de un importe igual o superior a un umbral de pobreza;
  4. aumenta el salario de reserva y el poder de negociación de todos los ciudadanos y aumenta la libertad e igualdad de oportunidades.
 
Sin embargo, los detractores de la renta básica universal han identificado, también, serios inconvenientes, entre otros:
 
  1. el coste económico es elevado y dependiendo del nivel mínimo de renta garantizada puede provocar un incremento de la presión fiscal que va más allá de una mera redistribución del gasto público ;
  2. puede tener efectos negativos sobre el empleo al reducir la oferta y la demanda de empleo y, por tanto convertirse en un factor de ineficiencia del mercado laboral que podría penalizar las transiciones entre empleos
  3. puede crear fuertes desincentivos en los comportamientos y decisiones de las personas relativas a la educación, el ahorro o el empleo e ,incluso, ser un factor negativo en el crecimiento económico;
  4. puede crear un “efecto llamada” y ser un factor nuevo de generación de migraciones desde países en vías de desarrollo hacía países desarrollados.



Viernes, 12 de Mayo 2017
CARLOS DE LA TORRE GARCÍA
Ardiel Martinez
Ardiel Martinez
Abogado Of Counsel del Departamento Laboral de Baker&Mckenzie. Especialista en asesoramiento laboral y de Seguridad Social de clientes nacionales e internacionales. Comenzó su carrera profesional como Inspector de Trabajo (ahora en excedencia) y ha sido Director de RRHH del Instituto de Crédito Oficial y Consejero de Fomento de la Embajada de España en Londres y desempeñado cargos internacionales como Representante Permanente de España en la OMI y en el FIDAC y Consejero de CECA. Ha sido profesor asociado de Derecho del Trabajo de la Universidad Carlos III de Madrid y cursado programas de postgrado en el Instituto de Empresa y en IESE. Asesora a empresas multinacionales en España y coordina el asesoramiento laboral en otros países o jurisdicciones en contratos de trabajo, negociación colectiva de convenios y/o acuerdos de empresa, periodos de consulta en reestructuraciones de empresas. Es mediador en conflictos laborales. En la actualidad es codirector de los Foros de FIDE "Actualidad Laboral" y "La RSE y el Derecho". Es Vicepresidente de la Asociación de Directivos de Relaciones Laborales (ADIRELAB) y miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Abogados Laboralistas (AIAL). Es coautor de los siguientes libros: "Mercado laboral sostenible 2020: estrategias públicas y empresariales" (2012, Ed Wolters Kluwer) ,"Innovación y Responsabilidad social: tándem de la competitividad" (2013, Ed. Wolters Kluwer) y "Reestructuraciones de empresas y planes sociales de acompañamiento (2010, Ed. Cinca).