Menu
Liquid Workforce: nuevas reglas para el trabajo autónomo en la era digital (II).
Los problemas de calificación. Las fronteras entre el trabajo autónomo y el trabajo dependiente.
 
Por otra parte, el auge del trabajo autónomo a demanda no solo en España sino en otras jurisdicciones abre riesgos para las empresas que suscriben relaciones mercantiles con trabajadores autónomos ante posibles revisiones de la Inspección de Trabajo o los Tribunales con la recalificación jurídica de las relaciones jurídica y su eventual laboralización lo que puede conllevar demandas de oficio a las empresas en los Tribunales y actuaciones paralelas de la Inspección de Trabajo y de Hacienda con actas de infracción y liquidación que en el caso de que puedan afectar a un numero importante de trabajadores puede conllevar elevadas contingencias económicas.
 
La Inspección de Trabajo viene utilizando en las campañas de Inspección de falsos autónomos el Criterio Técnico Nº 62/2008 sobre régimen de Seguridad Social aplicable a los profesionales sanitarios de los Establecimientos Sanitarios Privados. En ese criterio se recuerdan las notas críticas del trabajo autónomo según la LGSS: habitualidad; carácter personal de los servicios; realización de actividad económica a titulo lucrativo; no sujeción a contrato de trabajo; existencia de trabajadores a su cargo.
 
Las dos notas emblemáticas de los "falsos autónomos" son la dependencia y la ajenidad (en los frutos derivados de la prestación laboral y en los riesgos que asumen los trabajadores). Entre los indicios de dependencia que vigilan los Inspectores destacan: la organización del trabajo; la clientela; la prestación personal de los servicios; el lugar y los medios materiales y humanos; el modo de trabajo; el horario; o las suplencias. Entre los indicios de ajenidad que vigilan los Inspectores destacan: los frutos del trabajo; las decisiones sobre las relaciones con el mercado o el público; la gestión de los ingresos; y  la retribución u honorarios o igualas percibidos.

La valoración de los indicios de ajenidad y dependencia por la Inspección de Trabajo.

La valoración de los indicios por parte de la Inspección de Trabajo y/o de los Tribunales no es una tarea fácil. La línea divisoria entre el trabajo por cuenta ajena y el trabajo dependiente no es clara porque en ocasiones coinciden indicios de laboralidad y de no laboralidad y los conceptos de dependencia y de ajenidad son conceptos con un nivel de abstracción bastante elevado que se pueden manifestar de distinta manera según las actividades y sectores y modos de organización del trabajo o la prestación de servicios de ahí que la calificación jurídica de una u otra relación jurídica (laboral o mercantil) dependa no tanto de pruebas definitivas sino de indicios o hechos indiciarios. Además, en muchos sectores (cada vez más) la nota de la dependencia en el modo de prestación de los servicios se encuentra muy atenuada por los nuevos entornos colaborativos en los que la norma son estructuras no jerárquicas sino más flexibles por lo que el test de laboralidad puede generar controversia entre las empresas y los trabajadores autónomos a la hora de valorar si un trabajador esta o no correctamente encuadrado en el RETA. Se debe notar que los riesgos para las empresas que tengan un volumen elevado de trabajadores autónomos son elevados porque además de las responsabilidades administrativas por falta de alta y de cotizaciones en el periodo no prescrito puede aflorar el delito contra la Seguridad Social e incluso una responsabilidad penal paralela de la compañía por aplicación del articulo 31bis del Codigo Penal y de la persona física vinculada con el fraude de cotizaciones por aplicación del articulo 307 o 307 bis del Código Penal.
Sobre todo ello, debatiremos en FIDE en la próxima sesión programada en el Foro de Actualidad laboral el próximo 14 de Diciembre

http://www.fidefundacion.es/agenda/Una-vision-360º-de-la-reforma-del-trabajo-autonomo-novedades-normativas-y-problemas-de-calificacion-Instrucciones-de-la_ae533917.html
 



Jueves, 30 de Noviembre 2017
Liquid Workforce: nuevas reglas para el trabajo autónomo en la era digital (I).
La revolución de los free lance
 

¿Los trabajadores cada vez son más líquidos?. Hace ya algunos años el sociólogo Zigmunt Bauman publicaba un interesantísimo libro sobre la modernidad liquida. En esta obra se anunciaba que los líquidos son informes y se transforman constantemente: fluyen. Por eso, según Bauman la metáfora de la liquidez es la adecuada para aprehender la naturaleza de la fase actual de la modernidad. No hay pautas estables ni predeterminadas en esta versión privatizada de la modernidad. Bauman examina desde la sociología cinco conceptos básicos en torno a los cuales ha girado la narrativa de la condición humana: emancipación, individualidad, tiempo/espacio, trabajo y comunidad. Conceptos que están hoy vivos y muertos al mismo tiempo. Pues bien: el trabajo hoy en día es más liquido que nunca y las fronteras entre el trabajo autónomo y el trabajo dependiente más difícil de delimitar.
 
La actividad profesional realizada por los trabajadores autónomos es muy importante en España. Con base a los datos del Ministerio de Empleo y de Seguridad Social los profesionales afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ascienden a más de 3 millones de personas lo que representa casi un 20 por 100 del total de afiliaciones. Los datos de la EPA también muestran que los trabajadores por cuenta propia también representan porcentajes próximos al 20% del total de profesionales ocupados. Además, no cabe duda de que en los análisis prospectivos de las tendencias de futuro del mercado laboral en España (y en muchas otras jurisdicciones) el aumento del porcentaje de trabajadores autónomos va a ser cada vez mayor incluso en EEUU se avanza que puede llegar a representar cerca del 50% de la fuerza laboral en 2030 https://hbr.org/2017/07/lots-of-employees-get-misclassified-as-contractors-heres-why-it-matters
 
Hay tres factores que explican la denominada "revolución de los freelance": (i) en primer lugar el impacto tecnológico que va a configurar nuevas empresas y entornos de trabajo que posibilitan la virtualización de las relaciones laborales y trabajar sin ir a la oficina y nuevas metodologías de trabajo con mayor autonomía y flexibilidad favoreciendo un cambio en el paradigma clásico de prestación laboral con las notas de dependencia y ajenidad; (ii) en segundo lugar, el declive de la relación laboral típica y el incremento exponencial de las denominadas formas atípicas de trabajo que incluye las relaciones mercantiles de las empresas con los trabajadores autónomos; y (iii) en tercer lugar, la liberalización de los mercados y servicios que está favoreciendo el auge de las plataformas digitales como las nuevas factorías del siglo XXI y que permite a los consumidores a golpe de un click acceder a un ejercito de profesionales autónomos dispuestos a prestar servicios ocasionales por proyecto (crowdworkers) en la denominada economía a demanda.   
 
Este crecimiento exponencial y continuado del trabajo autónomo carece en España de una normativa moderna, tanto a nivel laboral como de Seguridad Social, que cubra las expectativas de los trabajadores autónomos aunque recientemente ha habido cambios normativos importantes que responden a reivindicaciones históricas de este sector.

Las nuevas reglas del trabajo autónomo en España.

 La Ley 6/2017 de 4 de Octubre de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo ha incorporado importantes novedades respecto a las cotizaciones, fiscalidad y medidas para favorecer la contratación laboral y la compatibilidad entre trabajo y pensión.  
Entre las medidas de la Ley 6/2017 destacan las siguientes: 

(i) Se amplia a 24 meses la tarifa plana para nuevos autónomos con los siguientes tramos: 12 meses a 50 euros; 6 meses con una reducción del 50% de la cuota; y otros 6 meses con una reducción del 30%.
(ii) Se introducen nuevas deducciones fiscales para los suministros domésticos de los trabajadores autónomos que trabajan desde casa que podrán deducirse un 30% del IRPF de los suministros y para los gastos de manutención que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería.
(iii) Se introducen mejoras en el sistema de cotización en el RETA permitiendo el pago por días reales en alta en lugar de abono por meses completos y hasta cuatro plazos para los cambios de cotización.
(iv) Se reducen los recargos por retrasos en el pago de la cuota de autónomos del 20% al 10%.
(v) Se regula las devoluciones por exceso de cotización, sin solicitud expresa del interesado, en situaciones de exceso de cotización por pluriactividad.
(vi) Se mejoran las medidas para favorecer la conciliación familiar de los autónomos con bonificaciones del 100% de las bajas por maternidad o paternidad y durante un año para el cuidado de menores o personas dependientes.
(vii) Se permite la compatibilidad del cobro de la pensión completa del trabajador por cuenta propia en edad de jubilación siempre que tenga personal contratado. 

Sin embargo, hay dos cuestiones centrales que no se han incluido en la reforma como son la delimitación del concepto de habitualidad que sigue siendo un concepto jurídico indeterminado aunque la jurisprudencia lo haya ya vinculado al ingreso anual de cantidades superiores al SMI en cómputo anual y la cotización a tiempo parcial de los trabajadores autónomos que debería permitir dar seguridad jurídica y mayor equilibrio económico entre ingresos y cotizaciones permitiendo microcotizaciones (con una cotización variable por las horas de actividad) en los supuestos de trabajos autónomos ocasionales. Ambas cuestiones serán objeto de una comisión de estudio en el Congreso antes de futuras reformas y serán importantes como un instrumento normativo que aflore también economía sumergida. En esta materia, es de interés la experiencia en Francia del cheque emploi service universal (CESU) http://www.cheque-emploi-service.net/




Jueves, 30 de Noviembre 2017
CARLOS DE LA TORRE GARCÍA
Ardiel Martinez
Ardiel Martinez
Abogado Of Counsel del Departamento Laboral de Baker&Mckenzie. Especialista en asesoramiento laboral y de Seguridad Social de clientes nacionales e internacionales. Comenzó su carrera profesional como Inspector de Trabajo (ahora en excedencia) y ha sido Director de RRHH del Instituto de Crédito Oficial y Consejero de Fomento de la Embajada de España en Londres y desempeñado cargos internacionales como Representante Permanente de España en la OMI y en el FIDAC y Consejero de CECA. Ha sido profesor asociado de Derecho del Trabajo de la Universidad Carlos III de Madrid y cursado programas de postgrado en el Instituto de Empresa y en IESE. Asesora a empresas multinacionales en España y coordina el asesoramiento laboral en otros países o jurisdicciones en contratos de trabajo, negociación colectiva de convenios y/o acuerdos de empresa, periodos de consulta en reestructuraciones de empresas. Es mediador en conflictos laborales. En la actualidad es codirector de los Foros de FIDE "Actualidad Laboral" y "La RSE y el Derecho". Es Vicepresidente de la Asociación de Directivos de Relaciones Laborales (ADIRELAB) y miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Abogados Laboralistas (AIAL). Es coautor de los siguientes libros: "Mercado laboral sostenible 2020: estrategias públicas y empresariales" (2012, Ed Wolters Kluwer) ,"Innovación y Responsabilidad social: tándem de la competitividad" (2013, Ed. Wolters Kluwer) y "Reestructuraciones de empresas y planes sociales de acompañamiento (2010, Ed. Cinca).